Alfredo Cuervo: «Estaba tumbado en el sofá y los dedos de los pies se empezaron a mover solos. Desde entonces no paran ni de día ni de noche»

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Alfredo Cuervo
Alfredo Cuervo

A sus 40 años, sufre «Painful legs and moving toes», una enfermedad única en España y de la que solo constan 17 casos en el mundo. Padece dolores que califica de «insoportables»

20 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El caso de Alfredo Cuervo es único en España. De hecho, son solo 17 personas en todo el mundo las que están diagnosticadas de «Painful Legs and moving toes», una enfermedad rara que provoca el movimiento continuo de los dedos de los pies y unos dolores que, en palabras del afectado, llegan a ser insoportables. Alfredo convive con esta situación desde hace seis años y, tras la operación a la que se sometió la semana pasada, espera que su día a día sea más llevadero. Eso sí, es consciente de que los dolores no van a desaparecer nunca.

Vecino de Piedras Blancas, trabajó en Alcoa hasta que se jubiló a causa de esta enfermedad. Tiene 40 años, está casado y tiene un hijo de tres años. Al igual que suele suceder en la mayoría de las enfermedades raras, desde que comenzó a tener dolencias hasta que se la diagnosticaron, pasaron varios años. «Tengo dolor de pies desde hace más de diez, pero cada vez que iba al médico, tras hacerme resonancias, siempre me decían que tenía fascitis plantar o cosas similares», relata. Por aquel entonces, los problemas ya eran incómodos, pero todo empeoró hace seis años. «Estaba tumbado en el sofá, viendo una película, y los dedos de los pies se empezaron a mover solos. Desde entonces no paran nunca, ni de día ni de noche», detalla. Y lo peor de todo es que este movimiento provoca un dolor que llega a ser «insoportable».

En ese momento, Alfredo fue consciente de la gravedad de la situación. En el médico de cabecera le dieron cita para el neurólogo, pero tenía que esperar seis meses, motivo por el que decidió acudir a la medicina privada. Tenía miedo a que el movimiento de los dedos se le extendiera a toda la pierna o que pasara algo incluso peor. Fueron momentos de incertidumbre, hasta que en el Centro Médico le diagnosticaron «Painful Legs and moving toes». «Me gasté una pasta en médicos. Fui al mejor neurólogo de España, el doctor Tolosa, que tiene consulta en Estados Unidos y es director del Hospital Clinic de Barcelona. También fui al doctor Bermejo, en Madrid, que es el único que tiene la enfermedad descrita y que ya no ejerce porque se dedica a la investigación», afirma.