El desconcertante ejercicio práctico de las oposiciones a maestro de inglés en Primaria

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

Oposiciones docentes en Asturias
Oposiciones docentes en Asturias

«No sabía si me presentaba a las de inglés, de pedagogía o de psicología. Hasta los propios miembros del tribunal estaban alucinando», cuentan opositores, sobre la excesiva dificultad de la prueba

28 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«No sabía si me presentaba a las pruebas de las oposiciones de maestros de ingles, de pedagogía terapéutica, de psicología o me estaban gastando una broma. Estás todo un año preparándote para estas oposiciones para que luego se rían de ti. Los propios miembros del tribunal, por la cara que tenían, estaban alucinando. No daban crédito», cuentan quienes se presentaron este pasado sábado a la segunda jornada de las oposiciones al cuerpo de maestros en Asturias, en la que los más de 6.000 opositores tenían que desarrollar los supuestos prácticos tras la primera prueba teórica que se celebró el pasado 18 de junio. La prueba de inglés de Primaria se llevó la medalla de oro en dificultad. Hay quien dice que incluso en imposibilidad: «Hubo gente que incluso salió llorando».

El supuesto situaba a los opositores, que optaban a una de las 86 plazas de inglés de Primaria, como profesores de inglés que también impartían ciencias sociales y naturales en 5º y con un «gran número de escolares con necesidades educativas especiales». Así, tuvieron que desarrollar la prueba teniendo en cuenta que tenían como alumnos a un niño con trastorno negativista desafiante, tres niños con altas capacidades, otro niño con Asperger, una niña con leucemia -que había estado hospitalizada en el primer trimestre y que cubría su cabeza con un pañuelo-, otro niño con alteración auditiva leve, dos gemelos con mutismo selectivo, algunos escolares en situación de vulnerabilidad socioeducativa y una niña con Dafne.

«Nadie sabía que Dafne es un síndrome. Nos informamos después de que es cuando una persona rechaza un tratamiento médico o quirúrgico para no alterar su cuerpo. Somos profes de inglés, no profesores de educación especial ni médicos», dice una opositora que también explica que, pese a ser una prueba práctica, se cambió el formato y se introdujeron también preguntas de teoría, incluso desfasada como por ejemplo ocurrió con la primera pregunta.