Ovidio Zapico: «Nadie puede darle a Yolanda Díaz en Asturias el arraigo que tiene IU»

ASTURIAS

El coordinador general de IU de Asturias, Ovidio Zapico
El coordinador general de IU de Asturias, Ovidio Zapico Tomás Mugueta

El coordinador de la coalición en Asturias carga contra la ley de calidad ambiental propuesta por el PSOE y habla sobre los posibles acuerdos del último año de legislatura

03 jul 2022 . Actualizado a las 09:29 h.

Las relaciones entre PSOE e Izquierda Unida en Asturias se han enrarecido en los últimos meses, problemas que se arrastran desde la participación más activa de Ciudadanos en los pactos prespuestarios y con choques cada vez más evidentes como el ocasionado a cuenta de la Ley de Calidad Ambiental. El coordinador general, Ovidio Zapico ha hablado de las perspectivas para las últimas cuentas de la legislatura, de sus relaciones con Podemos y de la posibilidad de unirse a la candidatura nacional de Yolanda Díaz.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

-La tensión con PSOE ha crecido mucho en los últimos tiempos ¿por qué?

-Hay un debilitamiento del espíritu del pacto de investidura y es así porque hay un acercamiento el gobierno a intereses empresariales, en torno a lobbies de presión localizados perfectamente en las inmediaciones de la Cámara de Comercio de Oviedo y que tienen a un grupo parlamentario en vías de extinción, que es Ciudadanos, como correa de transmisión, y todo eso constituye una agenda empresarial que el Gobierno asume y que plasma en leyes que nosotros consideramos regresivas. Ya no nos gustaron aspectos importantes de la Ley de Procedimientos Abreviados de la Administración, la ley que va a tramitar los fondos europeos, cuando abre las puertas a declaraciones responsables que validarán las cámaras de comercio, y nos gusta mucho menos ahora todo lo que tiene que ver con la Ley de Calidad Ambiental; que no ha tenido en cuenta a los colectivos ambientalistas y que amenaza con terminar con la marca de Asturias Paraíso Natural.

-¿En qué sentido?

-Barbón habla de terminar con la burocracia, bien ¿guerra contra la burocracia? Perfecto, pero ¿por qué no se inició esa guerra contra la burocracia cuando lo demandaban las personas? Los más vulnerables, no se declaró la guerra a la burocracia con el colapso que hubo en la tramitación del Ingreso Mínimo Vital, las listas de espera del Salario Social o de la Ley de Dependencia; hay problemas en la gestión del día a día en el ERA, en centros de menores, en la administración social. Se declara guerra a la burocracia cuando lo exige una parte del empresariado; pero a ellos los otros problemas no les afectan, no tiene no tienen que llamar siete veces para que te cojan el teléfono, tienen seguros médicos y colegios privados. La burocracia que a ellos les afecta es la del control público, las garantías, en este caso medioambientales. Y todo eso, es evidente, enfría el espíritu del pacto de investidura, acerca al gobierno a posiciones en las que los intereses privados empresariales juegan un papel muy importante y nosotros decimos que por ahí no.

-Barbón en el pleno dijo, en todo caso, que citaba a a IU a una reunión para aclarar esos desencuentros.

-En primer lugar, por supuesto, aceptamos esa reunión e iremos cuando el presidente nos llame. Creo que es posible que se pueda celebrar en julio, nosotros no vamos a renunciar nunca a reunirnos con el gobierno de Asturias. Estamos avanzando a un nuevo escenario de relaciones con el PSOE y lo fueron adelantando ellos, lo hizo (Juan) Cofiño y también Barbón. Y en ese escenario habrá cuestiones en las que mantendremos posiciones contrarias y enfrentadas, como pueda ser esta Ley de Calidad Ambiental, pero no va a ser óbice para que en otras cuestiones busquemos acuerdos. En algo que nos queremos encontrar es la otra gran ley que queda para lo que resta de legislatura que son los presupuestos de 2023. Nosotros queremos estar en esa negociación, son unos presupuestos muy importantes que van a ser los que recepcionen los fondos europeos. Y, en segundo lugar, porque no hay nada más burocrática que una prórroga presupuestaria y lo que trae consigo y porque queremos evitar tentaciones de, por ejemplo, rebajas fiscales y porque nuestro objetivo es dar estabilidad a esta comunidad autónoma. No compartimos para nada ese mensaje que traslada el presidente de que esto va a ser ingobernable porque se acercan las elecciones, todo lo contrario. Nosotros en la única campaña que estamos es en la campaña contra la ley de calidad ambiental, para lo demás seguimos con la idea de que quedan meses de legislatura y en ese tiempo tenemos que abrir puertas a un desarrollo rápido de los fondos y no creo que haya problemas para sentarse a hablar.

-¿Por qué consideran que la ley es regresiva?

-La tienen pactada con Ciudadanos, yo todavía vengo estos días de hablar con concejales y alcaldes de ayuntamientos y están que fuman en pipa porque les exigen que asuman una cantidad de competencias sin nada a cambio y actuaciones que afectan a la salud pública y que les van a traer problemas con la ciudadanía. A través de la figura de declaración responsable cualquier proyecto empresarial se presenta al ayuntamiento, pero quitando a Oviedo, Gijón y pocos más, no tienen personal debidamente cualificado para poder acreditar y hacer luego seguimiento de esos proyectos. Y se pueden crear situaciones muy difíciles. Estamos hablando de granjas de 600 gochos, subestaciones eléctricas, gasolineras, canteras que dicen que serán pequeñas, proyectos experimentales, todo con una mera declaración responsable. Eso es un desplome total del control público. La guerra contra la burocracia pasa por una administración ágil, eficaz y eficiente, no porque si no eres capaz de lograr eso quitar de golpe y porrazo cualquier control y garantía.

-Habla de nuevo escenario en las relaciones con la FSA ¿y con Podemos? Fue muy compleja la pasada legislatura, ¿ha mejorado en esta?

-Casi desde los primeros meses de la legislatura ha habido escenario de entendimiento y que se ha concretado en muchísimas comparecencias e iniciativas conjuntas en el parlamento ¿y por qué pasa esto? Ya hice esta reflexión muchas veces, aquí ya no hay una ‘nave nodriza', ya hay una relación entre dos organizaciones iguales, soberanas, libres e independientes y que se respetan mutuamente. Podemos no entendió eso la legislatura pasada y ahora sí, ven que ese es el planteamiento que tiene que ser porque no hay otro para que haya una colaboración.  Nosotros estamos trabajando en reforzar Izquierda Unida y en Asturias hay una peculiaridad que es su fortaleza, con la presencia de diputados en la Junta General y la segunda fuerza municipal de Asturias, todo un ejército de ciento y pico concejales y nueve alcaldes. Queremos ampliar ese perímetro y tanto en oriente como en occidentes estamos llamando a colectivos sociales y sindicales a procesos de escucha, ya muy avanzados.

-¿Y en España, se ven con Yolanda Díaz?

-Es evidente que Izquierda Unida federal va a participar en el proceso de escucha de Yolanda. Yo creo, y lo dije muchas veces, que ella es un activo muy importante para la izquierda alternativa, que está muy bien valorada socialmente y que puede ser una buena candidata. A mí me parece bien que ella se abra a escuchar a la sociedad. ¿Qué le diría yo? Que los partidos políticos juegan un papel básico en la democracia española tal y como la tenemos concebida. Y que los partidos políticos son necesarios, no solo como herramienta de estructura y arraigo, ¿quién podría darle a Yolanda en Asturias más que Izquierda Unida? Con nuestra implantación territorial, con nuestras alcaldías y nuestros grupos municipales. Los partidos tienen que ser imprescindibles en lo que pueda surgir, ya lo decían lo clásicos: las ideas sin organización después del impulso inicial pierden fuerza y eficacia. Sin organización, el sistema del ideas, con el paso del tiempo moriría y para que no muera tiene que haber siempre estructura.