La dimisión de Adriana Lastra deja en «shock» al socialismo asturiano

Juan M. Arribas

ASTURIAS

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, en la sede de la FSA-PSOE de Oviedo
La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, en la sede de la FSA-PSOE de Oviedo Eloy Alonso | EFE

La marcha de la política riosellana deja un vacío de influencia de Asturias ante Ferraz y el Gobierno Sánchez

19 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La dimisión de Adriana Lastra como vicesecretaria general del PSOE ha dejado una sensación  de orfandad y de shock en el socialismo asturiano, que había visto cómo en el último lustro se había convertido en su principal sustento en Madrid. A la sombra de Pedro Sánchez, Adriana Lastra fue fraguando un indiscutible poder en Ferraz, una influencia que beneficiaba a Adrián Barbón y a la FSA y que se plasmaba en una constante  presencia de ministras y ministros en Asturias. La marcha por razones de salud, (Lastra espera su primer bebé a sus 43 años, un embarazo de riesgo) unido a los malos resultados electorales de Andalucía presagian cambios en la cúpula socialista. Y está por ver cuál será el peso que la FSA logre plasmar en la próxima remodelación. Lastra deja un gran vacío. 

Tanto Adrián Barbón como Gimena Llamedo han aprovechado para elogiar la  figura de Adriana Lastra tras su dimisión. También lo ha hecho Iván Fernández, el alcalde de Corvera, que sustituirá a la política riosellana en la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y que sigue con su carrera ascendente. Es también vicesecretario general y responsable de Acción Política e Institucional de la FSA. Barbón pierde a una interlocutora eficaz con el Gobierno y Ferraz. Lejanos quedan los tiempos en que tanto Lastra como Luisa Carcedo eran los principales baluartes del sanchismo en Asturias. Tras la marcha de Lastra y la anterior de Carcedo como ministra de Sanidad, solo un asturiano, Hugo Morán, forma parte del Gobierno. El exalcalde de Lena es secretario de Estado de Medio Ambiente.

Aunque también es evidente que la influencia de Adriana Lastra empezaba a menguar. La baja ejecución de la inversión del Gobierno en Asturias en el último año obligó al Principado a reaccionar con rapidez: el tour ministerial de Adrián Barbón hace unas semanas en Madrid arrancó compromisos para paliar el abandono presupuestario de una región que tiene dependencia (como el resto) de las cuentas públicas. Lastra no renuncia a sus futuras tareas como diputada pero sí deja claro que su decisión es apartarse del agitado frente político y parlamentario. «Nos encontraremos en las agrupaciones y las casas del pueblo», anuncia a sus «queridos compañeros y compañeras del Partido Socialista»