Esta es la Asturias que protagoniza «Alma», la última serie que engancha en Netflix

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

La playa de Porcía
La playa de Porcía Netflix | Lander Larrañaga

Los nueve episodios recorren y descubren magníficos paisajes y lugares que se prestan al corte sobrenatural de la historia creada por el director asturiano Sergio G. Sánchez

25 ago 2022 . Actualizado a las 11:03 h.

Todas las localizaciones exteriores de Alma, la última serie española estrenada en Netflix, están rodadas en Asturias, la tierra de su creador, Sergio G. Sánchez (Oviedo, 1973), director de El secreto de Marrowbone y guionista de Lo imposible y El Orfanato. En Alma, su debut en una serie, presenta un thriller sobrenatural protagonizado por jóvenes actores como Mireia Oriol, Milena Smit, Pol Monen o Alex Villazán que ya es la segunda serie más vista en España de la plataforma después de que sus nueve episodios se estrenaran el pasado viernes, 19 de agosto.

Una historia, de corte fantástico y referencias a la mitología celta, que está enganchando también por el recorrido que esta primera temporada -porque el final da juego para que Alma siga- hace por magníficos y misteriosos paisajes asturianos. Desde la endemoniada carretera del puertu de la Cubiella en la que empieza todo, tras el viaje de fin de curso que el grupo protagonista ha pasado en el refugio de Brañagallones (Redes), hasta las vistas de Luarca, la villa marinera en la viven los protagonistas, o los flashback de tiempos pasados en el parque natural de Somiedo, con una de sus escenas al pie del lago Cerveriz.

«El paisaje de Asturias tiene algo de cuento de hadas, muy místico y muy puro», decía el director asturiano recientemente en declaraciones a Efe, con motivo de la presentación de la serie, y efectivamente ha sabido sacarle el mayor provecho a una Asturias que, a la vista está, también es un paraíso para el rodaje de historias misteriosas y fantásticas.