Asturias completa la adaptación a la nueva ley de Educación: los currículos de ESO y Bachillerato, al detalle

La Voz OVIEDO

ASTURIAS

Imagen de arcivho IES Aramo de Oviedo
Imagen de arcivho IES Aramo de Oviedo

Los textos profundizan en el «aprendizaje competencial, atienden a la equidad y potencian la optatividad y la digitalización». Ambas etapas introducen contenidos y actividades para el conocimiento de la memoria democrática en Asturias

30 ago 2022 . Actualizado a las 13:15 h.

El Consejo de Gobierno ha aprobado, en una reunión extraordinaria, los decretos que establecen los currículos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato adaptados a la nueva ley orgánica de Educación (la LOMLOE) que comenzarán a aplicarse en Asturias este curso. Los documentos, basados en el desarrollo realizado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, profundizan en el aprendizaje competencial, se rigen por principios transversales como la igualdad, ponen el foco en la digitalización, atienden a la diversidad del alumnado e incrementan la optatividad, según detalla el Principado.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El Gobierno de Asturias completa así el primer paso a la adaptación a la ley orgánica de Educación tras haber aprobado el 5 de agosto los currículos de Infantil y Primaria, que fueron publicados en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (Bopa) el día 12. La consejera de Educación, Lydia Espina, ha agradecido el esfuerzo realizado por los profesionales que han participado en la elaboración de los currículos. Ha reconocido que «se trabajó con plazos muy ajustados» y ha considerado «comprensible que la implantación de la ley genere inquietud, ya que toda novedad necesita su tiempo». No obstante, está segura de que la comunidad educativa está preparada y se ha comprometido a «seguir acompañando a los equipos directivos en todo aquello que requieran y ser flexible con los tiempos».

La Consejería de Educación, que ha cumplido así con el compromiso adquirido de aprobar los currículos antes del inicio de curso, ha desarrollado «una intensa labor de planificación en contacto permanente con los equipos directivos de los centros, a los que ha ido informando con antelación de las principales novedades, además de recabar sus aportaciones y aclarar sus dudas», según detalla el Principado.