Prohíben navegar a vela en la zona donde murió un joven electrocutado en Ribadeo

José Francisco Alonso Quelle
j. alonso RIBADEO / LA VOZ

ASTURIAS · Exclusivo suscriptores

PEPA LOSADA

El nuevo veto se comunica por radioaviso náutico, pero no está señalizado; Capitanía Marítima dice que debe hacerlo Begasa

06 sep 2022 . Actualizado a las 20:49 h.

La administración ha reaccionado tras la muerte, el pasado 28 de agosto, del joven David Botín cuando navegaba por la ría de Ribadeo a bordo de un bote de vela latina y sufrió una descarga de un tendido de alta tensión a la altura de Reme, junto al puente del ferrocarril donde el río Grande desemboca en la ría. El accidente se produjo -todo apunta- por el fenómeno del arco eléctrico, por la ionización del aire, con lo que bastó que el bote se aproximase al tendido, sin llegar a tocarlo, para sufrir la descarga a través de un elemento conductor, en este caso la verga de fibra de carbono. Al día siguiente, el capitán marítimo de Burela, Jaime Aguado, visitó el lugar del accidente y vio el cableado eléctrico, tomando la decisión de transmitir, por medio de Sasemar, el siguiente radioaviso náutico: «Se prohíbe la navegación a embarcaciones de vela en las proximidades y desembocadura del río Grande, en la ría de Ribadeo, por peligrosidad al tendido eléctrico».

Consultado ayer al respecto, Jaime Aguado explicó que esta prohibición se ordenó expresamente a raíz del accidente, de modo que antes no existía el veto a navegar a vela por el lugar. Indicó también que el radioaviso se sigue emitiendo, con la periodicidad estipulada para estos casos.

Queda pendiente ahora la señalización física de la prohibición, para que sea más visible para las embarcaciones que se aproximen al lugar, con independencia de la vigencia del radioaviso. Tras las gestiones realizadas para determinar a quién corresponde hacerlo, Capitanía Marítima concluye que debe ser Begasa. La compañía eléctrica, tal y como avanzó este diario días atrás, manifestó que «la línea está conforme a la normativa que rige el sector». Pero también añadió: «Estamos en disposición de colaborar con las autoridades en caso de que nuestra intervención sea necesaria». Y ahora, lo que se le pide desde Capitanía Marítima, es que señalice el riesgo.

Toda esta información ha trascendido ahora a raíz de los requerimientos del Concello a Capitanía Marítima (con copia a la Xunta de Galicia, la Confederación Hidrográfica, la Dirección General de Costas y Begasa), pidiéndole que se señalicen los puntos de riesgo para la navegación en la ría y, en concreto, el lugar junto al río Grande donde se registró el accidente. El alcalde, Fernando Suárez, manifestó que hasta ayer, ha sido Capitanía Marítima el único ente que ha contestado al Concello, hecho le que agradeció.

En su escrito, Jaime Aguado, además de informar al alcalde de su decisión de prohibir la navegación a vela, le traslada que también se lo comunicó, en copia, al Instituto Hidrográfico de la Marina, responsable, entre otros, de levantar las cartas náuticas y publicar los derroteros náuticos. 

No a una señal marítima

Explica el capitán marítimo de Burela que «después de efectuar consulta a Puertos del Estado y a la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, responsables de los balizamientos de la zona, me contestan que, según su criterio, la instalación de una señal marítima del Sistema de Balizamiento Marítimo, no es la mejor solución, ya que no se podrían discriminar embarcaciones que, por su gálibo, podrían navegar con seguridad, y cuáles no, resultando además que esta zona se encuentra muy alejada de accesos a instalaciones náuticas y rutas de navegación, por lo que entienden que el paso a tomar es requerir a la empresa gestora del cableado eléctrico, en este caso Begasa, la responsabilidad de la señalización-balizamiento de esas zonas».

Requerimiento a Begasa a fin de «agilizar y evitar más sucesos»

El comunicado remitido por el capitán marítimo de Burela, Jaime Aguado, al alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, concluye informándole de que ha enviado a Begasa la respuesta que le dio Puertos del Estado, «con el fin de agilizar y evitar más sucesos, para que tuviesen conocimiento de que, tras diversos trámites realizados por la Capitanía Marítima de Burela, el responsable de la señalización-balizamiento de las zonas sensibles a producir descargas (cables, torretas) en zonas navegables eran ellos, la empresa Begasa». De momento, el riesgo sigue sin señalizarse.

En su misiva, Jaime Aguado indica también que desde que tuvo conocimiento del accidente mortal, «esta Capitanía Marítima ha estado trabajando intensamente, para evitar más trágicos desenlaces como este».

Begasa dice que la línea donde se electrocutó un joven en la ría de Ribadeo cumple la ley

j.a.

Tras la muerte el pasado domingo del joven de 22 años David Botín, electrocutado al aproximarse el bote de vela latina en el que iba a bordo (con otras dos personas que resultaron ilesas) a un tendido de alta tensión en Reme, en la desembocadura del río Grande en la ría de Ribadeo, se sucedieron las críticas por la falta de señalización del riesgo, evidente, existente. Algunas de estas quejas fueron trasladadas por ribadenses a la Guardia Civil. El Concello de Ribadeo, por su parte, también envió un escrito en este sentido a Capitanía Marítima (con copia a la Xunta de Galicia, la Confederación Hidrográfica, la Dirección General de Costas y Begasa), pidiéndole que se señalicen los puntos de riesgo para la navegación en la ría. Pero transcurridos los días, todo sigue igual. Begasa, consultada por La Voz de Galicia, manifiesta que «la línea está conforme a la normativa que rige el sector».

Seguir leyendo