La distopía de Vox: el Califato de Asturias

Juan M. Arribas

ASTURIAS

F. Sotomonte

08 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Se celebra el Día de Asturias el 8 de septiembre (se acordó así en la Transición, en aras de la reconciliación) siendo en realidad una efeméride religiosa y, por lo tanto, en buena medida imaginaria en sus fechas y acontecimientos conmemorados al alrededor de La Santina y sus milagros. No es la fecha de la batalla de Covadonga, de la que apenas nada se conoce, y desde luego no sus horarios ni calendarios. Pero nada de esto arredró al portavoz de Vox en la Junta General, Ignacio Blanco, en el pleno institucional del pasado martes que se imaginó una historia paralela de Asturias en la que Don Pelayo era sustituido por Adrián Barbón y la comunidad acaba convertida en califato.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Nadie se imaginaría al presidente Adrián Barbón sustituyendo a Don Pelayo, de haber sido así España formaría parte probablemente del mundo musulmán y hoy no tendríamos un presidente autonómico sino un califa», dijo Blanco con una interpretación de la historia que fía su desarrollo a la acción heroica individual de un sólo personaje y cualquier alteración cambia su rumbo. Dijo más, el portavoz de Vox, lanzado al covadonguismo que ya le parecía poco que fuera el origen de España y apuntó que «aquella batalla, aquel Pelayo fue el origen de la hispanidad. Hoy más de 400 millones de personas comparten el español como lengua porque aquellos pocos asturianos que creían en el esfuerzo y la lealtad a los suyos, dieron la batalla».

No sólo es que Blanco crea que la batalla tuvo lugar un ocho de septiembre sino que además está convencido de que aquellos astures del siglo VIII ya hablaban castellano, antes de que se recogieran glosas en San Millán de la Cogolla; lo de las jarchas ya anatema. «No fue la reconquista de España, fue la hispanidad en su integridad lo que se originó en aquella batalla».