El gigante que bloquea al huracán Earl y decidirá el tiempo del fin del verano

Xavier Fonseca / Juan M. Arribas

ASTURIAS

Eloy Alonso | EFE

El huracán se  ha encontrado con un descomunal fenómeno que no se ve todos los días

16 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La atmósfera se ha permitido el lujo de devolver por unos días la lluvia a Asturias, aunque con cuentagotas frente a otras comunidades. Incluso se ha dado un capricho al propiciar la formación de un sistema de bajas presiones tan atípico como Danielle, que nació como huracán más al norte de lo normal y afectó al Principado como borrasca. Sin embargo, a partir del sábado vuelve a las andadas. Y esto significa básicamente que las precipitaciones desaparecen por completo. Un periodo de tiempo seco que empezará el sábado y que podría durar una semana, con temperaturas agradables para poner fin al verano.  

En las últimas semanas también se ha formado el huracán Earl, que alcanzó categoría 3 en una latitud algo superior a lo normal. La única diferencia respecto al caso Danielle es que no llegará a la Península convertida en borrasca. Porque durante su trayecto se va a encontrar con una barrera, la misma que ha estado bloqueando la autopista de las borrascas durante todo el año: el anticiclón de las Azores. En estos momentos se ha visto obligado a modificar la trayectoria y se aleja hacia Groenlandia

Las altas presiones ya están ahora mismo empezando a intensificarse. No solo eso, el anticiclón oceánico y semipermanente de las Azores se va a unir en las próximas horas con otro sistema de altas presiones situado algo más al norte del Atlántico. Como resultado se va a formar un descomunal sistema anticiclónico que no se ve todos los días, con varios centros de acción. Su radio de influencia se extenderá hasta el Ártico y formará un potente escudo que una vez más cortará la circulación de borrascas.