Uno de cada cuatro asturianos renuncia a su herencia

L.F. REDACCIÓN

ASTURIAS

María Pedreda

Los expertos consideran que el principal motivo son las deudas y no los impuestos que se pagan en cada comunidad autónoma

20 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Los asturianos son, con diferencia, los españoles que más renuncian a sus herencias. Solo en lo que va de 2022, uno de cada cuatro decidió negarse a recibir los bienes que les correspondían por el fallecimiento de un familiar, una cifra similar a la que se viene registrando en los últimos años. El motivo fundamental, según explican desde el Consejo General del Notariado (CGN), son las deudas que, en muchas ocasiones, llevan aparejadas esas herencias, y no los impuestos que se pagan en función de la comunidad autónoma, una tesis que defienden habitualmente los defensores de suprimir el gravamen de Sucesiones.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Los datos del CGN recogen que en el primer semestre de este año se registraron en Asturias 1.231 renuncias a las 4.875 herencias que se tramitaron. Es decir, el 25,3%. Una herencia puede tener más de una renuncia, por ser varios herederos, por eso desde el CGN aclaran que el porcentaje es el de renunciantes, no el de herencias rechazadas. El dato de Asturias es el más elevado de España. Le siguen Baleares (20,2%), Andalucía (19,7%) y La Rioja (19,6%). La media del país es del 15,4%, tras el rechazo de 27.224 herederos a las 177.275 herencias que se registraron.

En una información publicada por el periódico Cinco Días, en la que se recogen todos estos datos, la portavoz del CGN, María Teresa Barea, explica los motivos por los que se producen esas renuncias. Por un lado, está el exceso de mortalidad registrado a causa del coronavirus. Por otro, las deudas que en muchos casos llevan aparejadas esas herencias, especialmente en tiempos de crisis como los vividos con la pandemia. «El heredero se encuentra con que el difunto ha dejado más pasivo que activo y decide por ello rechazar la adjudicación», subraya Barea.

La portavoz reconoce que hay casos en los que los impuestos, principalmente Sucesiones o las Plusvalías municipales, pueden ser el motivo de la renuncia, pero que esa situación no es la habitual. Esto ocurre, por ejemplo, en casos en los que el heredero recibe una vivienda pero no tiene efectivo para hacer frente a los gravámenes. Berea reconoce que las comunidades autónomas que más bonifican impuestos como el de Sucesiones suelen tener cifras de renuncias más bajas, pero aclara que «la diferencia con el resto de regiones no es tan grande como para que el aspecto tributario juegue un papel primordial».

Las mayores bonificaciones, recoge Cinco Días, se dan en Madrid, Andalucía o Galicia, donde los rechazos varía entre el 13,2% y el 19,7%, un rango parecido al que se ve en Comunidad Valenciana o Cataluña, con mayores tipos impositivos. Por este motivo, Barea concluye que «los datos abonan la idea de que la razón más frecuente tras la renuncia es la existencia de deuda y no el coste fiscal».

El impuesto de Sucesiones en Asturias

La última modificación de la legislación asturiana se produjo en 2017, fruto del acuerdo presupuestario entre PP y PSOE en el Principado. Desde esa fecha, se elevó la exención de 150.000 a 300.000 euros y, solo a partir de esa cantidad (por cada uno de los herederos) se abona el impuesto.