Carlos Noval, asturiano en Qatar: «Los seis primeros meses me los pasé con la boca abierta»

E. Gutiérrez REDACCIÓN

ASTURIAS

El poleso lleva 16 años que trabajando como piloto en Qatar Airways y tiene en Doha su hogar

26 sep 2022 . Actualizado a las 11:54 h.

Carlos Noval Álvarez, nacido en Pola de Siero, comenzó a trabajar en Air Nostrum y un buen día decidió que quería tomar otro rumbo en su carrera como piloto y ya hace 16 años que trabaja en Qatar Airways y tiene en Doha su hogar, aunque ya se hace algo «pesado»: «Son ya muchos años lejos de mi familia».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El cambio de vida fue muy grande y necesitó de mucha paciencia para adaptarse a tantos cambios. «Los seis primeros meses me los pasé con la boca abierta», dice Carlos, que tuvo que adaptarse a una vida radicalmente nueva: «Aquí, o te adaptas o tienes un problema. Son muy suyos y hay muchas cosas que nosotros hacemos con total naturalidad y aquí está mal vistas. Tienes que ir con cuidado porque pueden darte un toque de atención». Una de las ocasiones en las que al piloto asturiano se llevó un «susto» fue en el Ramadán. «Me llamaron la atención en un supermercado por sacar una botella de agua y pegarle un trago. Fue solo un pequeño toque de atención y no hubo más problema, pero, como en todas partes, depende de quién te toque puede tener más o menos problemas», recuerda.

«Hay cosas muy chocantes, por llamarlas de algún modo, como que no te puedas dirigir a una mujer. Si tienes un accidente de coche no les puedes pedir ayuda, tienes que esperar a que venga el marido porque no puedes hablar con ella», explica Noval, que también se refiere a los malos entendidos que pueden causar pequeños detalles: «Cruzar las piernas puede jugarte una mala pasada. Yo tengo la manía de cruzar las piernas, pero resulta que aquí si enseñas la suela estás insultando». Pese a todas las diferencias culturales a todo se hace el ser humano: «Al final terminas acostumbrándote. Además, ellos, aunque son muy suyos, entienden que no todo el mundo conoce sus normas y costumbres».