Los fieles a Feijoo reclaman que Mallada también renuncie como presidenta y portavoz

L.O.

ASTURIAS

F. Sotomonte

La dirección de Génova puede decidir la fecha del congreso para el próximo mes de noviembre

30 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En la nueva sede del PP asturiano en Oviedo, inaugurada el pasado mes de abril, Teresa Mallada confirmó este jueves que daba un paso a un lado y que no se presentaría al próximo congreso regional del partido. Zanjaba la crisis abierta a comienzos de semana al conocer que Génova no contaba con ella liderar las listas en los próximos comicios autonómicos. Mallada resolvió así una incógnita, no habrá otra crisis desgarradora en el conservadurismo asturiano, pero dejó varias más sin resolver (fue una comparecencia sin opción a hacer preguntas): si habrá o no congreso, que no se ha convocado, y si se mantendrá en todo caso como presidenta y portavoz parlamentaria en los próximos meses.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Y no es una es una cuestión baladí. El sector más crítico con Mallada, fiel a Feijoo, y que quiere resolver la turbulencia interna de forma rápida considera que la dirigente debía haber sido más tajante en sus renuncias, dar un paso atrás y no sólo a un lado, dado que se deja abierta la expectativa de muchas salidas, y no todas pactadas, en los próximos meses.

La dirección nacional puede imponer una gestora en cualquier momento si lo considera preciso aunque las palabras de la marcha de Mallada fueron suficientemente conciliadoras como para no plantear un enfrentamiento abierto. También es potestad de Génova decidir cuándo se convoca un congreso regional pero esa iniciativa debe lanzarla una junta directiva, un órgano del partido que se reúne en Madrid de forma mensual, y la última vez que lo hizo fue apenas la semana pasada. De este modo, necesariamente esa junta directiva debería reunirse en octubre y el congreso asturiano celebrarse en noviembre.