El covid ha modificado el patrón de la gripe: «la curva está adelantada y la subida será más brusca»

Carmen Liedo

ASTURIAS

Luisa Durán, de 86 años, tras vacunarse del covid y de la gripe en el centro de salud Virxe Peregrina de Pontevedra
Luisa Durán, de 86 años, tras vacunarse del covid y de la gripe en el centro de salud Virxe Peregrina de Pontevedra CAPOTILLO

Los expertos ponen de relieve la importancia de vacunarse, sobre todo los mayores y personas vulnerables, en vista de que la incidencia ya es dos veces y media superior a la temporada anterior, cuando la población aún utilizaba mascarilla

12 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Laboratorio de Virología del HUCA confirmaba esta semana que la gripe ya está ganando la batalla al covid, es decir, que la incidencia del virus estacional está siendo superior a la incidencia del SARS-CoV2, algo que no se daba desde que comenzó la pandemia por todas las medidas de protección que se tomaron para frenar la expansión del coronavirus y, en gran medida, por la utilización de la mascarilla como elemento protector frente a los virus respiratorios. El caso es que lo que se está viendo en la actual temporada de gripe, que comienza el 1 de octubre y se prolonga hasta el 30 de marzo, es que el virus ha empezado a propagarse primero y que, para la fecha en la que estamos, ya hay más cantidad de gripe que en otras temporadas, incluso temporadas anteriores a la pandemia.

«El covid ha modificado el patrón de comportamiento de la gripe en todo el mundo y también ha modificado el patrón de presentación en el tiempo», manifiesta el epidemiólogo Pedro Arcos, que añade, además, que esta «ya no es la típica temporada de covid». Con él coincide la especialista en Salud Pública, Adonina Tardón, quien señala que «la curva del brote de gripe está adelantada y se espera que la subida de la misma sea más brusca» que en anteriores temporadas, cuando el ascenso de la incidencia era más escalonado y progresivo. «Ahora la curva tendrá más pendiente», incide la experta que dice que, de alguna manera, «es lo lógico y lo esperado» tras dos otoños-inviernos en los que apenas hubo incidencia de la gripe por las medidas de protección contra el covid. 

La misma explica que el proceso en las temporadas prepandemia era que la gripe empezara en otoño en los niños más pequeños, que no tienen recuerdo inmunitario de este virus de otros años, y se transmitiera a la gente mayor, con lo que el mayor efecto entre la población adulta se registraba entre enero y febrero, incluso con desenlaces tan perjudiciales como podía ser el fallecimiento, ya que recuerda que «antes del coronavirus, había entre 500 y 600 defunciones por gripe todas las temporadas». 

En esta temporada de gripe se está viendo también que el virus está teniendo una gran incidencia entre la población más joven, población que no tiene ese recuerdo inmunitario pese a que las variantes del virus que están circulando son «viejas conocidas»: se trata, concretamente, de las variantes H3N2 y H1N1, variante esta última que en 2009 casi desató una epidemia por gripe A. Lo que pasa, apunta Pedro Arcos, es que ha aumentado la cantidad de infectados en estas primeras semanas y la incidencia ya está siendo dos veces y media superior a las dos últimas temporadas, en las que la incidencia fue muy baja por estar protegidos por la mascarilla.

Vacunación para frenar la propagación del virus

Ante ese cambio de patrón del virus de la gripe, el epidemiólogo y también director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo, explica que «hay dos formas de abordar la situación: vacunar a gente más joven, aunque históricamente se ha vacunado a grupos a partir de cierta edad y a personas vulnerables, o considerar que el virus ocasiona un cuadro benigno y que no pasa nada por que se pase la enfermedad. Es una decisión de salud pública o política», comenta el experto que añade que hoy por hoy «no sabemos como se va a comportar la gripe y si ya se va a quedar» con incidencias más elevadas porque «hay que ver cómo interacciona con la vacunación y en función de la cantidad de gente que esté vacunada». 

El mismo pone de relieve que, en tanto que las variantes que están circulando (H3N2 y H1N1) son virus gripales habituales, no parece que estén provocando síntomas más graves que en anteriores temporadas de gripe, aunque matiza que «eso se sabrá cuando se complete la temporada» porque ahora sólo hay una vigilancia numérica de los casos. «No me parece que el cuadro sintomático que está ocasionando la gripe sea diferente a otras temporadas, porque las variantes son viejas conocidas y circulan entre la gente que no estuvo en contacto con ellas», indica el profesor, que recuerda que los síntomas más habituales de la gripe son trancazo, fiebre y dolor muscular durante unos días. Su percepción es que, más bien, la población «nos hemos olvidado de cómo eran los síntomas de la gripe porque nos preocupábamos de los síntomas del covid». No obstante, si considera que es posible que «es posible que los últimos dos años se perdiera cobertura de vacunación frente a la gripe porque la gente estaba preocupada por el covid», por lo que considera muy importante que las personas mayores o vulnerables por tener patologías, se vacunen frente a la gripe esta temporada. 

En la importancia de la vacunación contra la gripe incide también la especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Adonina Tardón, que resalta que «hay que vacunarse para evitar que el virus aparezca y se propague» y, añade, que aunque la gripe no conlleva riesgos vasculares como hace el covid, recuerda que genera otros cuadros sintomáticos de relevancia, como pueden ser neumonías u otitis. 

Cuatriada de virus respiratorios 

La experta apunta también que, en tanto que todos los virus respiratorios que se están detectando en el Laboratorio de Virología del HUCA oscilan entre el 10 y el 20% de positivos, se considera que «todos van caminando al unísono» y, en su opinión, puede haber «una amenaza en ciernes para finales de noviembre y que entonces los virus respiratorios estén en su máximo esplendor». Además, la misma explica que si hasta ahora había una triada de virus (el adenovirus, el virus sincitial y la gripe) que iban apareciendo progresivamente, «no sabemos si ahora el covid se va a unir a esa triada y hacer una cuatriada, pero por lo que se está viendo, parece que sí», manifiesta Tardón. 

Con esto, la especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública traslada que «este es un mes complicado para la gente vulnerable», por lo que recomienda «tener las máximas precauciones» y seguir implementando las medidas aprendidas durante la pandemia del coronavirus, como la ventilación cruzada o el uso de la mascarilla cuando hay síntomas catarrales para evitar la transmisión de la enfermedad.