El cheque de 200 euros para comida se podrá pedir desde el 15 de febrero

G. Lemos REDACCION

ASTURIAS

JOSE PARDO

La bajada del IVA está garantizada hasta el 30 de abril y dependerá luego del IPC

29 dic 2022 . Actualizado a las 10:10 h.

Los contribuyentes que cumplan los requisitos de renta y patrimonio para acceder a la ayuda de 200 euros para compensar los efectos de la inflación en la cesta de la compra tendrán que esperar al 15 de febrero para pedir el cheque. Ese será el día en el que la Agencia Tributaria abrirá el plazo de solicitud, que como sucedió con la anterior subvención, en verano, se tramitará en la web del fisco, a través de un formulario que estará disponible durante un mes y medio, hasta el 31 de marzo.

Así se recoge en la letra pequeña del decreto publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado, en el que se detallan todas las medidas anunciadas la víspera por el Gobierno. En el caso del cheque de 200 euros, Hacienda establece que, para determinar si el solicitante cumple con el límite de ingresos para acceder a la ayuda (27.000 euros anuales) se computarán las rentas de los cónyuges y de las parejas de hecho, con independencia del tiempo que lleven inscritas en el correspondiente registro autonómico. En la anterior ayuda, la del verano, el Ejecutivo solo computaba los ingresos de las parejas de hecho si estas llevaban registradas más de dos años. Un cambio de criterio que desde Hacienda defienden que se ha hecho para simplificar la gestión de la ayuda, aunque las parejas de hecho no tienen el mismo tratamiento que los matrimonios a la hora, por ejemplo, de presentar la declaración de la renta, ya que no pueden optar por la tributación conjunta. También se modifica el cómputo de los ingresos del resto de convivientes con vínculo familiar. Si en verano se tomaban las rentas de todas las personas que residían en el mismo domicilio con relación de consanguinidad o afinidad hasta tercer grado (es decir, hasta bisabuelos, sobrinos o tíos políticos), ahora solo se tendrán en cuenta las de los descendientes menores de 25 años (o mayores de esa edad con una discapacidad de más del 33 %) y las de los ascendientes hasta segundo grado (padres y abuelos) si viven en la misma casa.

Como en la anterior ayuda de 200 euros, no tendrán derecho a este segundo cheque ni los pensionistas ni los perceptores del ingreso mínimo vital. Tampoco aquellas personas que sean administradoras de una sociedad mercantil o tengan acciones de empresas no cotizadas.

La Agencia Tributaria tendrá tres meses desde el fin del plazo de solicitud, es decir, hasta finales de junio, para abonar las ayudas, que se pagarán mediante transferencia bancaria.

La simplificación de los requisitos de acceso (especialmente en el cómputo de ingresos y patrimonio de los convivientes) busca que no se repita el fiasco del anterior cheque de 200 euros, que solo llegó a 600.000 personas, de los más de 2,7 millones de beneficiarios potenciales que calculó inicialmente el Gobierno. Esto hizo que se movilizaran solo 120 millones de euros de los 540 previstos.

Alivio fiscal a los alimentos

El decreto publicado ayer clarifica también el alcance temporal de la bajada del IVA a los alimentos de primera necesidad (del 4 al 0 % en el caso de pan, harina, leche, queso, huevos, fruta, verdura, legumbres, patatas y cereales y del 10 al 5 % en el aceite y la pasta). Aunque el Gobierno anunció inicialmente que la rebaja fiscal se mantendría durante seis meses, el BOE aclara que esos tipos reducidos estarán en vigor, pase lo que pase, hasta el 30 de abril. A partir de ese momento, se analizará cómo ha evolucionado la inflación subyacente (la que excluye del cómputo la energía y los alimentos frescos, que cerró noviembre en el 6,3 %). Si a finales de marzo el indicador está por debajo del 5,5 %, el 1 de mayo los alimentos rebajados volverán a su IVA habitual. De no ser así, se mantendrá el tipo reducido durante todo el plazo previsto de vigencia, hasta el 30 de junio.

Los técnicos de Hacienda calculan un ahorro de 3,85 euros por cada cien de compra

Casi un 4 % de rebaja en el tique de la compra . Es el ahorro que lograrán los consumidores a partir del próximo lunes cuando acudan a llenar al supermercado a llenar su cesta según el cálculo realizado por el sindicato de técnicos de Hacienda Gestha, que asegura que la rebaja del IVA en los alimentos básicos supondrá una rebaja de 3,85 euros por cada cien de gasto en estos productos. Son aquellos que ahora tributan a un tipo superreducido del 4 % y que pasarán a estar exentos, como el pan, los huevos, la leche, las frutas y la verdura, entre otros.

En el caso del aceite y la pasta, cuyo IVA se reduce del 10 al 5 %, el ahorro para el consumidor será mayor, de 5,44 euros por cada cien de gasto en ambos productos.

Con estas cifras en la mano, los técnicos de Hacienda relativizan el efecto para el consumidor de la rebaja del IVA, que cree que se está magnificando por parte de productores, comercializadores y productores. Aunque el alivio al bolsillo particular es pequeño, «el Estado y las autonomías pierden mucha recaudación a nivel global con la que financiar ayudas públicas», advierten los subinspectores de Hacienda.

Además del impacto recaudatorio, desde Gestha subrayan que la medida, que ven comprensible en el afán de reducir parcialmente la inflación de ciertos alimentos, no es eficaz para abordar de raíz las causas del incremento de precios de la cesta de la compra.