Asturias confirma un caso de botulismo: un hombre de 53 años que ingirió una tortilla envasada

La Voz

ASTURIAS

El director de la Agencia de Seguridad Alimentaria, José Ignacio Altolaguirre
El director de la Agencia de Seguridad Alimentaria, José Ignacio Altolaguirre EUROPA PRESS | EUROPAPRESS

Altolaguirre indica que no se esperan nuevos casos de una enfermedad «muy infrecuente» cuyos síntomas comienzan a las pocas horas

20 jul 2023 . Actualizado a las 14:13 h.

El Servicio de Salud del Principado de Asturias ha confirmado la detección de un caso de botulismo en la región. Se trata de un hombre asturiano de 53 años que está ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y evoluciona favorablemente. El afectado habría comido una tortilla envasada que contenía la bacteria que provoca el botulismo.

El director de la Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo, José Ignacio Altolaguirre, y la jefa de Sección de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública, Ana Fernández, han explicado que no se esperan nuevos casos en la región de una enfermedad que es «muy infrecuente» y está generalmente asociada a conservas caseras mal procesadas. En este caso, se relaciona con una toxina existente en una tortilla de patata precocinada de la casa Palacios que se comercializa en varias cadenas de supermercados.

La empresa emitió un comunicado este jueves en la que requirió a todos los clientes la retirada del mercado de este producto, elaborado en la planta segoviana de Mudrán. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria va a introducir una alerta en el Sistema Rápido de Información mediante el cual se transmita a todas las comunidades autónomas la lista de distribución de todos los productos y en los próximos días se va a proceder a su retirada del mercado.

A las personas que hasta ahora hayan consumido este producto, Altolaguirre les ha dicho que los síntomas más frecuentes son náuseas, vómitos, debilidad muscular, visión borrosa o determinadas parálisis. Si alguno presenta estos síntomas, han de acudir a su médico de cabecera. No obstante, ha llamado a la tranquilidad, ya que se trata de una enfermedad «muy, muy infrecuente», con síntomas empiezan a las pocas horas. Si se cocina bien y se atiende a las indicaciones de conservación, la toxina se elimina del producto procesado.

En este sentido, Altolaguirre ha insistido en que hay que respetar las condiciones de conservación y consumo que se reflejan en los envases de todos los productos procesados. En el caso de estas tortillas, el fabricante manda conservarla entre 0 y 5 grados y calentarla en el microondas al menos durante tres minutos a máxima potencia.

La enfermedad procede de unas esporas que se pueden encontrar en el suelo, que a su vez portan la bacteria que después produce toxinas. Esas toxinas, ha explicado, son sensibles al calor, por lo que si los alimentos en cuestión se cocinan a alta temperatura se minimiza mucho el riesgo. No obstante, ha remarcado que esa toxina no debería estar en el producto procesado. Hasta ahora en España se han notificado siete casos, cuatro de ellos confirmados y tres sospechosos.

El botulismo es una enfermedad grave pero relativamente infrecuente causada por toxinas producidas por Clostridium botulinum. Existen tres formas clínicas de botulismo: la forma clásica o botulismo transmitido por alimentos, el botulismo intestinal y el botulismo por heridas. Todos ellos dan lugar a parálisis flácida por la acción de la neurotoxina botulínica en la unión neuromuscular.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) confirmaba este pasado miércoles cuatro casos de bolutismo y dos probables con un vínculo común de consumo en los días previos de tortilla de patata envasada adquirida en diferentes supermercados. Desde este organismo se están realizando las oportunas investigaciones de seguridad alimentaria.

Los casos se han producido en varias comunidades autónomas y se ha informado a los servicios de salud pública de las comunidades y ciudades autónomas a través de la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta, para reforzar la detección precoz en caso de aparición de nuevos casos con sospecha de botulismo si llegaran a producirse, informa Europa Press.