Constatan la baja presencia de garrapatas en las aves migratorias en Asturias

La Voz OVIEDO

ASTURIAS

La enfermedad de Lyme es causada por la picadura de la garrapata Ixodes scapularis.
La enfermedad de Lyme es causada por la picadura de la garrapata Ixodes scapularis. La Voz de la Salud | iStock

Un estudio realizado por el Serida refleja que de los 1.698 ejemplares analizados solo un 2,5% portaban este parásito

16 ene 2024 . Actualizado a las 17:36 h.

Un estudio realizado por el equipo de Sanidad Animal del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) durante dos años ha constatado que la baja incidencia de aves migratorias parasitadas por garrapatas en Asturias, lo que reduce el riesgo de transmisión de enfermedades como la borreliosis de Lyme por esta vía.

Aunque dicha patología registra en el Principado el mayor número de hospitalizaciones de España, el estudio refleja que de los 1.698 ejemplares analizados, tan solo un 2,5% portaban garrapatas y que únicamente uno de estos parásitos estaba infectado por un organismo patógeno.

Las garrapatas son parásitos que, al alimentarse de sangre, pueden transmitir enfermedades a las personas y animales, con la consiguiente repercusión en el ámbito de la salud y su capacidad para moverse es limitada, pero no ocurre lo mismo con los animales a los que parasitan, especialmente con las aves migratorias, que recorren grandes distancias.

Según el investigador del área de Sanidad Animal, Alberto Espí, por esa razón es importante conocer el porcentaje de aves parasitadas por garrapatas en los diferentes países que se encuentran en sus rutas migratorias, las especies observadas de aves y garrapatas y si transportan microorganismos causantes de enfermedades.

Para el desarrollo de este estudio, además del equipo de Sanidad Animal, se ha contado con la participación del Grupo Ibérico de Anillamiento Asturias-Torquilla al aprovechar su trabajo habitual para examinar las aves anilladas, tanto en zonas de estuarios como en áreas boscosas, y recoger las garrapatas que pudieran portar.

El estudio, recogido en la revista Zoonotic Diseases, permite completar otras investigaciones previas realizadas en animales domésticos y salvajes de Asturias,informa Efe.