El esqueleto de Tola ya forma parte de la exposición de la Casa del Oso de Proaza

La Voz OVIEDO

ASTURIAS

El esqueleto de Tola en la sala de exposiciones de la Casa del Oso
El esqueleto de Tola en la sala de exposiciones de la Casa del Oso Fundación Oso de Asturias

La osa fue recuperada en 1989 y supuso un símbolo para la recuperación de esta especie en Asturias junto a su hermana Paca

02 feb 2024 . Actualizado a las 13:58 h.

El esqueleto de la osa Tola, que junto a su hermana Paca vivió durante años en un cercado de Proza y se convirtió en un emblema de la recuperación de esta especie en la Cordillera Cantábrica a finales del siglo pasado, se ha incorporado a la colección expositiva de la Casa del Oso, sede de la Fundación Oso de Asturias (FOA) .

Recuperada junto a su hermana Paca en 1989 por la Guardia Civil meses después de que unos furtivos mataran a su madre y las capturasen, Tola falleció en enero de 2018, cuando contaba con 29 años, una edad muy avanzada para este tipo de animales que la hacían moverse con dificultad.

El técnico de laboratorio José Antonio Pis ha sido el encargado de la reconstrucción y acondicionamiento de los restos óseos de Tola. El esqueleto está dispuesto a cuatro patas, simulando la postura natural de la osa al caminar y en él se pueden observar los problemas óseos comunes en animales de avanzada edad, máxime cuando esta aumenta en los ejemplares que viven en semicautividad y con alto peso, como era este caso, informa la FAO.

Su hermana Paca continúa viviendo en el cercado de la Casa del Oso, donde comparte instalaciones con Molina, una osa que llegó a este recinto en 2013, ocho meses después de que fuese rescatada tras sufrir un desprendimiento, al no ser viable su reintroducción en el medio natural.

Paca y Tola se convirtieron en un símbolo de la lucha por la recuperación del oso pardo, especie en peligro de extinción, desde que fueron entregadas al Fondo Asturiano para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) en junio de 1989 cuando contaban cinco meses después de que dos cazadores furtivos mataran a su madre.

Posteriormente, las osas, tras permanecer acogidas durante algún tiempo en Cataluña, vivieron durante cinco años en el Parque Cinegético Nacional de El Hosquillo, en Cuenca, hasta que el Gobierno asturiano habilitó el cercado en el que convivieron durante años.

El recinto, integrado en una ruta turística denominada «La senda del Oso», fue construido en 1996 y es visitado cada año por miles de personas que reciben información sobre la importancia de la conservación del oso pardo en su hábitat natural de la Cordillera Cantábrica.

En el mismo recinto se llevó a cabo un intento de reproducción en cautividad introduciendo en el cercado al oso Furaco, trasladado desde el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, para que se aparease con las osas.

En 2012, y tras ser montada en varias ocasiones por Furaco, el personal de la Fundación Oso descubrió en la zona donde había dormido a Tola el cadáver de un osezno recién nacido con un peso de 330 gramos y aparentemente fallecido por un aplastamiento causado por la madre.

Tola no había dado los días anteriores ninguna muestra de comportamiento anormal y como es habitual en su especie no había forma de percibir su estado durante el periodo de gestación. Previamente había sido examinada con frecuencia por servicios veterinarios dados sus problemas de movilidad por los que había estado sometida a vigilancia y a tratamiento, informa Efe.