La «fiebre» de los parques de baterías: ¿por qué hay tantos proyectos en tramitación en Asturias?

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Vecinos de Candamo protestan contra el parque de baterías
Vecinos de Candamo protestan contra el parque de baterías

El «hueco térmico» que han dejado las centrales eléctricas cerradas es una de las causas de que actualmente se estén tramitando más de 70 proyectos de este tipo en el Principado

07 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El sino de Asturias parece que ha sido y será el de ser una región abastecedora de energía. En otros tiempos con el carbón que se sacaba de las minas y se quemaba en las centrales térmicas y, ahora que estas han desaparecido, a través de los numerosos parques de baterías que se están tramitando en la región. En concreto, según el dato dado esta misma semana por la Consejería de Ordenación del Territorio, actualmente se están tramitando más de 70 proyectos de este tipo en el Principado, proyectos envueltos en polémica y rechazo por parte de colectivos vecinales y ecologistas por las ubicaciones elegidas por los promotores de esos parques, en buena parte de los casos, muy cerca de viviendas y en zonas rurales o urbanas en las que generarían un gran impacto.

Una de las preguntas que surgen ante esta «fiebre» de los parques de batería es, justamente, ¿por qué se están impulsando tantos proyectos en Asturias?, pregunta a la que cabe añadir otra: ¿por qué se proyectan para situarlos en zonas rurales o cercanas a viviendas? No obstante, antes cabe dar respuesta a otra ¿qué son los parques de baterías que hoy por hoy amenazan con «decorar» con contenedores el mapa de Asturias?

Los parques de baterías son un sistema de almacenamiento de energía por el cual las baterías reciben la electricidad de la red eléctrica, directamente de la central, o de una fuente de energía renovable, como los paneles solares o los parques eólicos, para su almacenamiento en forma de corriente para luego liberarla cuando se necesite. Por tanto, los parques de baterías suponen una solución tecnológica avanzada que permite almacenar energía de múltiples formas para su uso posterior evitando que el suministro de energía experimente fluctuaciones debido al clima, los apagones o, incluso, por razones geopolíticas. Además, los parques de baterías se estima que son una buena herramienta para contrarrestar el cambio climático por ese uso más flexible de la energía, que permite adaptarse a los descensos y picos de la demanda y el suministro.

Una solución necesaria

Indalecio González, coordinador técnico y de proyectos de la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN), explica que en tanto que la generación de energía por las fuentes renovables no se controla como se controlaba la generación de energía en las centrales térmicas, los parques de baterías son «una solución necesaria» de almacenamiento para avanzar en el incremento del porcentaje de energía generada con renovables. De este modo, añade, «se puede dar soporte a la red cuando haya más demanda de suministro de electricidad».

Respecto a las razones de que en Asturias se estén tramitando decenas de proyectos para instalar parques de baterías, González puntualiza que es algo que se está dando «en Asturias y en España» pero que una de las razones de que en la región se estén impulsando muchos proyectos puede estar relacionado con que «aquí hay un consumo muy elevado por las empresas electrointensivas», a lo que suma que por haber contado con centrales térmicas, el Principado cuenta con «una red de calidad» para poder suministrar volúmenes importantes de energía eléctrica.

Desde la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, su portavoz, Fructuoso Pontigo ‘Fruti’, va más allá y señala que aunque los proyectos de parques de baterías en la región comenzaron en 2019, «la fiebre de ahora» tiene explicación en que Asturias tiene «mucho hueco térmico» tras el cierre de las centrales eléctricas. «Red Eléctrica Española (REE) publica todos los meses los huecos térmicos que hay y los intermediarios buscan opciones», explica ‘Fruti’, que añade que como el cierre de las térmicas dejó muchos huecos que no se han cubierto, Asturias tiene «capacidad suficiente para exportar». Y es que el mismo estima que la mayor parte de la energía que se almacenará en los parques de baterías que se puedan instalar en Asturias será «para exportar fuera de Asturias».

Parques cercanos a una subestación o línea de evacuación

Respecto a la ubicación que se está eligiendo para esos parques de baterías, en muchos casos en terrenos de la zona rural o en espacios muy cercanos a las viviendas, el portavoz de la Coordinadora Ecoloxista precisa que tiene que ver con que esos parques tienen que estar cerca de una subestación o de una línea de evacuación a la que conectarse «de 22.000 voltios para arriba», lo que implica que por ese alto voltaje y las fugas térmicas, «los que van a más tensión necesitan un centro de transformación que no puede estar a más de tres kilómetros» de esas líneas de evacuación.

Los más de 70 parques de baterías que están en tramitación actualmente en el Principado presentan diferentes tamaños, desde los de dos contenedores de almacenamiento a instalaciones que incluyen hasta 200 contenedores. Algunos de esos parques en tramitación están localizados en concejos asturianos, como los de Salas, Salime, Siero (4 parques), Llanera (2), Mieres, Cangas de Onis, Oviedo (10), Avilés (2), Corvera, Lena, Colunga, Villaviciosa (2), Soto Ribera, Regueras, Piloña (3), Gijon (2), Candamo (4) o Gozon (3), en la mayoría de casos alterando la coherencia visual del entorno por estar proyectados en suelo agrícola.

Es por ellos que desde hace días la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies y colectivos de vecinos afectados por estos proyectos venían solicitando la ordenación de los parques de baterías por la amenaza que podía suponer que inundaran zonas sensibles de Asturias. Y es que, lejos de rechazar los parques, lo que plantean el colectivo ecologista y los vecinos es que se ubiquen en terrenos ociosos, como pueden ser las zonas industriales que ha dejado la minería. «Todos los pozos de Hunosa tienen buenas infraestructuras eléctricas y disponen de terrenos ociosos, pero los proyectos no se tramitan ahí, se tramitan en su mayoría en zonas rurales», plantea Fructuoso Pontigo, que achaca esto a que esos terrenos rurales pueden resultar mucho más baratos que los terrenos industriales.

El Principado se compromete a regular los parques

La Consejería de Ordenación del Territorio se ha hecho eco de esta reivindicación y el miércoles de esta misma semana, el consejero, Ovidio Zapico, anunciaba que su departamento ya trabaja en coordinación con el departamento de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económico, que lidera Nieves Roqueñí, para la elaboración de una instrucción que defina los criterios para la instalación de parques de baterías en Asturias.

Es más, en vista de que hay un «boom» de proyectos para la instalación de estas baterías, ya que cifraba en 70 los que se están tramitando actualmente en el Principado, ha señalado que entre los criterios que se definirán estará la distancia de seguridad entre estas instalaciones y las poblaciones o las zonas forestales. Así, ha asegurado que el objetivo de la instrucción debe ser «preservar la seguridad de los habitantes de las zonas aledañas y salvaguardar las masas forestales cercanas».