El calvario de una víctima de violencia machista: le pegaba, le quemó el coche y la casa y le robó dinero

La Voz OVIEDO

ASTURIAS

Imagen de los juzgados de Oviedo
Imagen de los juzgados de Oviedo E.P.

El hombre reconoce los hechos y acepta seis años de prisión

11 jun 2024 . Actualizado a las 19:36 h.

Un acusado de maltratar de forma habitual a su pareja y prender fuego a la casa de esta, en el municipio de Aller, ha reconocido los hechos que le atribuía la Fiscalía y ha aceptado condenas que suman 6 años de prisión, entre otras penas y medidas.

La vista oral se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo, según ha informado el Ministerio Fiscal. El acusado, en prisión provisional por esta causa desde enero de 2023, fue pareja sentimental de la mujer desde mediados de 2022 hasta esa fecha, sin hijos en común y tampoco convivían juntos.

La Fiscalía sostiene que la relación se desenvolvió dentro de un clima vejatorio e intimidante para la víctima pues el acusado, durante todo el tiempo y dentro del domicilio, la controlaba frecuentemente, le vigilaba el teléfono -obsesionado porque creía que le era infiel-, alguna vez la obligaba a cambiarse de ropa y le dirigía expresiones del tipo que iba a matar a sus padres, que le iba a hundir la vida, que le iba a prender fuego, que ya sabía cómo se las gastaba él.

El acusado, no solo empleó la palabra, sino que además, con el objeto de atemorizarla en mayor grado, también pasó a los hechos, pues en múltiples ocasiones atentó contra su patrimonio, bien apoderándose o deteriorando objetos de ella, bien empleando el fuego para destruirlos totalmente. A pesar de eso, la mujer presentaba una fuerte dependencia emocional hacia el acusado, minimizando e incluso ocultando sus acciones (porque «le daba pena»), sin denunciarlo hasta que se produjo el episodio de la quema de vivienda, según el relato fiscal.

En día no concretado, cercano al 20 de diciembre de 2022, el acusado, en la zona de Viella-Siero, quemó un vehículo que su compañera había adquirido por 2.000 euros, aunque había decidido ponerlo a nombre de él. Los dos iban en el coche y comenzaron a discutir, momento en el que el hombre le pidió que parase y decidió llamar a un taxi. Al bajarse, comprobó que el acusado había encendido el asiento del vehículo, extendiéndose luego el fuego a todo el coche, y, a continuación, la mujer sufrió quemaduras en la mano derecha al tratar de apagarlo, de las que no recibió asistencia médica hasta el 16 de enero de 2023.

Además, en otra ocasión el acusado rompió el teléfono móvil de su pareja, y en torno al 24 de diciembre de 2023 en una discusión porque quería quitarle el teléfono, la cartera y las llaves de casa para que no pudiera salir, comenzó a agredir a la mujer, golpeándola en el pecho y en la mano derecha, fracturándole un dedo.

En torno al 10 de enero de 2023, el acusado se apoderó de un sobre que tenía 1.300 euros propiedad de la mujer ?fruto de sus ahorros mensuales-, marchándose de la vivienda y en ese mismo mes prendió fuego a un sofá del domicilio de la mujer, que sufrió quemaduras en la mano derecha al apagarlo, de las que no recibió asistencia médica hasta el 16 de enero. En la noche del 14 de enero de 2023, el acusado entró en el domicilio habitual de la mujer, en Aller, del cual tenía una copia de la llave, y le prendió fuego, calcinándose completamente, por el que se han peritado desperfectos de 49.849 euros.

Tras los hechos, el acusado se dio a la fuga hasta que fue detenido el 18 de enero, después de que durante esos días mantuviera con la mujer diversas conversaciones por WhatsApp en las que le pedía perdón, le preguntaba si le había denunciado, y también por Instagram, intimidándola a ella y a su padre.

El Juzgado de Lena número 1 dictó el 16 de enero un auto que prohibía al acusado aproximarse a menos de 500 metros a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro en el que se encontrara, así como de comunicarse con ella por cualquier medio.

Además, el acusado indemnizará en la cantidad que se acredite en ejecución de sentencia al Principado, a las compañías de seguros de cada uno de los copropietarios de la comunidad de propietarios por el importe que hayan abonado a sus asegurados y al Sespa, por la cantidad que haya supuesto el importe de las asistencias prestadas a la víctima, informa Efe.