Nadie quiere ser presidente por 80.000 euros


Ahora que estamos esperando con una mezcla de curiosidad y perplejidad la presentación de un nuevo gobierno de España, con la ventaja de no haber sufrido el sarampión de un cada vez más pesado periodo electoral, se está hablando mucho de lo que cobra un ministro. Por cierto, no puedo contener un fastuoso y entusiasta recuerdo para el ministro Catalá, el más nefasto de los justiciables en la historia de la democracia. Butifarra para él y adiós.

Nunca pensé que diría esto pero, dios me perdone, el presidente del gobierno y los ministros cobran una miseria si se tiene en cuenta la responsabilidad. El sueldo del presidente es de unos 80.000 euros brutos anuales; claro que también dispone de casa, coche y gastos pagados, así que, para lo que algunos trabajan aún parece un poco mucho. El de un ministro oscila entre 70.000 y casi 80.000 euros. Pero si tenemos en cuenta que cualquier mindundi del consejo de administración del banco más pegañoso y baratero puede cobrar fácilmente más de 100.000 euros al año sin hacer virtualmente nada, el salario ministerial parece más bien poco digno para quienes manejan literalmente miles de millones al año. Publicaban unos compañeros ayer que Escolano, el ministro interruptus, renunció a un jugoso salario de 300.000 euros para ocupar el ministerio de Economía que tan a tiempo abandonó Luis de Guindos. Bola negra para uno, blanca para otro. De Guindos va dejando barcos quemados tras de sí; que tomen nota en el Banco Central Europeo, donde ya cobra la nada despreciable suma de 334.800 euros al año, más residencia y todos los gastos que se pueda imaginar. Chúpate esa, Montoro.

Si bien es cierto que los políticos de alto nivel cobran relativamente poco en España, lo que en general peta los sillones de mediocres que no son capaces de hacer carrera en lo privado, hay muchos sueldos públicos tanto o más injustos en España. Por ejemplo, la retribución bruta de un músico profesor de la Orquesta del Principado sólo alcanza los 48.000 euros al año, después de toda una vida de trabajo y estudio. En fin, sin calificativos, si tenemos en cuenta que un concejal liberado de Oviedo percibe 44.000 euros y seguramente bastante más con dietas. Amigos profesores músicos, errasteis la carrera o el lugar: el sueldo básico de un intérprete de la Orquesta de Chicago, la más prestigiosa de EEUU, es de 145.000 euros anuales. Pero en España, quienes más cobran, con mucha diferencia respecto a todos los demás salvo Amancio Ortega, son los futbolistas. Es lo que hay.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Nadie quiere ser presidente por 80.000 euros