El Mundial lo ganó África

.

Tenía su encanto que un país pequeño como Croacia y una selección con una media de edad de 31 años diera la campanada, pero en algunas casas la favorita era Francia por esa mezcla de color. La Francia negra ha ganado el Mundial, la Francia africana ha ganado el Mundial, porque de los 23 jugadores, 16 son negros, y seguro que todos sus apellidos les suenan a esa nueva savia de ascendencia africana. Mbappé es de origen camerunés y argelino; Pogba, de Guinea; Fekir, de Argelia; Dembélé de Malí y Mauritania; Kanté y Sidibé de Malí; Umtiti de Camerún; Rami es marroquí; Matuidi de Angola; Tolisso de Togo; N’Zonzi, Mandanda y Kimpembe son del Congo; Mendy de Senegal; Lemar es de Guadalupe (Caribe) y Varane de Martinica (Caribe). Sí, están Pavard, Giroud, Lloris y Griezmann haciendo honor a esa grandeur, y Lucas Hernández, claro. Pero dejémonos de honores y purezas, porque La Belle Époque del fútbol es La Noire Époque. La nueva grandeur futbolística es joven y negra. No ganó el fútbol potrero argentino ni el jogo bonito de Brasil, ganó el fútbol físico de la banlieue emigrante. Ojalá la Europa envejecida entienda que el futuro pasa, como en el fútbol, por abrir las fronteras a esa África que nos trae alegría y juventud. Ojalá esta nueva Francia futbolística sea una metáfora de vida para que los africanos y nosotros, unos y otros, podamos sobrevivir.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El Mundial lo ganó África