Ya hay más de 10.000 hogares asturianos que fabrican compost

Cogersa convoca un programa abierto a 56 concejos para facilitar el reciclaje de biorresiduos de la huerta y la cocina


Redaccion

El Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa) y 56 ayuntamientos han convocado a los asturianos residentes en viviendas con zona verde o parcela a sumarse al compostaje doméstico, un método de autogestión de los biorresiduos de la huerta y la cocina en el que desde 2009 participan 10.476 hogares.

La inscripción estará abierta hasta el 28 de febrero en los siguientes consistorios: Aller, Avilés, Boal, Cabranes, Candamo, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Carreño, Caso, Castrillón, Castropol, Coaña, Colunga, Corvera de Asturias, Cudillero, El Franco, Gijón, Gozón, Grao, Ibias, Illas, Langreo, Laviana, Lena, Llanera, Llanes, Mieres, Morcín, Muros de Nalón, Navia, Noreña, Oviedo, Parres, Piloña, Ponga, Pravia, Proaza, Quirós, Ribadesella, Ribera de Arriba, Riosa, Salas, San Martín de Oscos, San Martín del Rey Aurelio, Santo Adriano, Siero, Sobrescobio, Somiedo, Soto del Barco, Tapia, Tineo, Valdés, Vegadeo, Villanueva de Oscos, Villaviciosa y Villayón.

Los ciudadanos interesados deben dirigirse a su respectivo ayuntamiento para formalizar la inscripción. El principal requisito es disponer de una vivienda que tenga una zona verde o una parcela de al menos 50 metros cuadrados en la que colocar la compostadora, que es un recipiente especialmente diseñado para el acopio y gestión de los biorresiduos.

Las dudas pueden resolverse en el teléfono gratuito de atención ciudadana 900 14 14 14 en horario de mañana. Todos los datos pueden consultarse en la web del consorcio y en el blog  hogaresresiduocero

Además de entregar una compostadora en cada domicilio participante, Cogersa imparte una formación que comienza en marzo con una sesión en cada concejo, en la que los técnicos de educación ambiental explican a los vecinos qué residuos orgánicos se pueden dedicar a este proceso (fundamentalmente restos de alimentos no cocinados, podas y siegas), en qué cantidades se debe hacer la mezcla, cómo voltearlos para que entre el oxígeno y cómo controlar la humedad, etc.

En octubre se imparte un segundo curso presencial dedicado a evaluar los resultados y a poner en marcha técnicas de mejora. Además, a lo largo de diez meses, Cogersa ofrecerá a los participantes un asesoramiento telemático, de forma que las dudas y posibles problemas se resuelven a través del teléfono o del correo electrónico.

Durante los fines de semana de mayo y junio los participantes serán convocados a los Encuentros de familias compostadoras, unas jornadas de convivencia e intercambio de experiencias en el Centro de Interpretación de los Residuos (Serín). Aquí se organizarán talleres de cultivos ecológicos y se realizarán visitas a las plantas de reciclaje del consorcio.

En noviembre, Cogersa convocará el certamen «Hago buen compost» con el que premiará a los participantes más comprometidos y que han logrado un mejor compost en la correspondiente edición. A todos los concursantes se les invitará a grabar un vídeo para publicar en la red social Youtube con su experiencia.

Asturias exporta cuchu humano

Luis Ordóñez
Compostaje de una pila de lodos bajo membrana con ventilación forzada
Compostaje de una pila de lodos bajo membrana con ventilación forzada

Los lodos de depuradora procedentes de las ciudades se tratan para producir compost y energía eléctrica con biogas

Dice el refrán asturiano que «Dios y el cuchu pueden munchu, pero puede más el cuchu». La sabiduría popular atesora desde hace siglos que no todo lo que es residuo es inservible si no, bien al contrario, una buena boñiga puede ser promesa de una buena cosecha. Claro que eso es lo que sucedía con el estiercol de vaca en una sociedad agraria ¿qué pasa con el cuchu humano en una sociedad industrial que además lo produce por toneladas en grandes ciudades? La asturiana es una buena mierda, tanto que hasta se exporta una vez que ha sido tratada debidamente.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Ya hay más de 10.000 hogares asturianos que fabrican compost