El Niemeyer de los cócteles da paso al de los negocios

La torre inicia una nueva etapa en su corta vida y acoge un encuentro sobre networking, enfocado al deporte, el 2 de junio

Concentración en defensa de la continuidad del Centro Cultural Niemeyer.Concentración en defensa de la continuidad del Centro Cultural Niemeyer
Concentración en defensa de la continuidad del Centro Cultural Niemeyer

Avilés

En cinco años de vida, la hostelería del Centro Niemeyer ha pasado por cuatro modelos de negocio y evolucionado en el mismo sentido que lo ha hecho la ciudad. De una oferta exclusiva con la que querer enfocarse hacia el turismo y convertir Avilés en la nueva Bilbao con su propio efecto Guggenheim, se ha pasado a aprovechar los espacios que se tienen para fomentar empleo, aunque no tenga que ver con el turismo. La torre-mirador del centro estrenará en unos días su nuevo modelo, integrándose como uno más de los espacios del complejo. Lo hará con un encuentro sobre networking, enmarcado dentro de la programación paralela a la celebración del Campeonato Mundial de Duatlón el primer fin de semana de junio.

En los últimos años, Avilés ha apostado por políticas que favorezcan el emprendimiento con apoyo a aquellos que quieren poner en marcha su negocio y fomentando ideas y una red de contactos entre los emprendedores. Son habituales los encuentros como el que acogerá la torre el próximo 2 de junio, con la singularidad de que en esta ocasión se enfocará en el deporte como nicho de mercado y de promoción de nuevas actividades económicas, con presencia de empresas del sector y deportistas.

Será el primer acto que acoja la torre-mirador después de haber dejado de ofrecer comidas y tras haberse acometido varias obras de mantenimiento. Semanas atrás se adjudicó la explotación de la cafetería y se separó por primera vez de este contrato la gestión de la torre, uno de los espacios más singulares de la obra del arquitecto brasileño y que ha acabado perdiendo la identidad que se le dio en un principio. Ahora asume su gestión la propia Fundación Centro Niemeyer, como ocurre con el resto de espacios del complejo avilesino.

Conflictos con los hosteleros

Cuando en marzo de 2011 puso en marcha su actividad, la torre se convirtió en una coctelería con espectaculares vistas a la ciudad de Avilés. Y bajo la gestión de la familia Morán fue el espacio en el que grandes cocineros como Juan Mari Arkaz o el televisivo Pepe Rodríguez hablaron y mostraron la nueva cocina. Tras el conflicto entre los dueños de Casa Gerardo y el equipo de Natalio Grueso -que acabó en los tribunales-, la torre se convirtió en un restaurante de vanguardia al que Koldo Miranda quiso llevar la fusión culinaria con propuestas de aquí y de otros países. En el medio, y mientras Foro gobernó en el Principado, fue la sociedad Recrea quien se encargó de la hostelería del centro.

El contrato de Miranda llegó a su fin y, a pesar de intentar renovar, no se hizo con la concesión sino que ésta fue para la otra empresa que también se había presentado al concurso: Fuentes del Atrio, que optó por convertir la torre en asequible a todos los bolsillos con menús de diario y un incremento de la capacidad diaria de comensales. De nuevo surgieron las desavenencias entre los responsables de la hostelería y la Fundación, pero esta vez fueron públicas y notorias y, nuevamente, acabaron ante un juez que decretó que la firma debía abandonar la cesión. Al no ser firme la sentencia, caducó antes el tiempo de explotación y a primeros de mayo abandonaban las instalaciones.

Pocos días antes se anunciaba que la torre pasaría a ser gestionada a partir de entonces por la Fundación Centro Niemeyer, como un espacio más y que pasaría a acoger el mismo tipo de actividades que el auditorio, la cúpula o el edificio administrativo, pudiendo tener que ver alguna de ellas con la gastronomía. De momento, el primero de ellos nada tendrá que ver con comida, queda esperar por los sucesivos.

La cafetería abre el 1 de junio

La cafetería sí seguirá en la línea de los últimos años. La Fundación Centro Niemeyer tuvo que recurrir a invitar a empresas para que se hicieran cargo de su gestión después de que el concurso abierto quedara desierto. No se sabe si fue por falta de propuestas o porque ninguna cumplía los requisitos. Poco se sabe de cómo será la nueva gestión de la cafetería, que correrá a cargo de Iberhostelería y Ocio. Se trata de una empresa asturiana que ha trabajado en numerosas ocasiones para la administración pública, ya que se encarga de las cafeterías de varios institutos, estaciones de esquí y espacios universitarios, entre otros. El nuevo gestor volverá a abrir la cafetería casi un mes después que los responsables de Fuentes del Atrio la cerraran, el pasado 5 de mayo. Será el 1 de junio, en vísperas del Campeonato del Mundo de Duatlón, que se celebrará en el entorno del Niemeyer.

Comentarios

El Niemeyer de los cócteles da paso al de los negocios