Un capricho de 34 millones de euros

El lotero de Candás eligió el número a propósito porque le gustaba la terminación. Entre los ganadores está desde el equipo técnico de la serie «La zona» a parados, veraneantes y hosteleros

;
Candás canta el cuarto premio de la Lotería La propietaria de Casa Repinaldo, el establecimiento que vendió gran parte del cuarto premio del sorteo en Candás, canta el número ante el regocijo de sus clientes.

Candás

Candás es desde hoy un poco más rica. La administración de loterías de la capital de Carreño ha repartido cerca de 34 millones de euros gracias a un cuarto premio que vendió íntegramente, ya fuera a través de ventanilla o por correo o en una sidrería cercana. Su responsable, Helio García, eligió a propósito el  61.207, el último de los grandes premios que salió de los bombos del sorteo.  ¿Por qué ese número? «Porque el 7 gusta mucho, se vende bien». Y lo eligió con tan buena suerte de que repartió miles y miles de euros entre los muchísimos vecinos de la localidad. Cada décimo está premiado con 20.000 euros, aunque él no tiene ninguno. Muchos se quedaron en Candás, él calcula que un 80%, pero también hubo varios que viajaron a otras comunidades autónomas.

El lotero de Candás, Helio García, repartió 34 millones de euros con la lotería de Navidad.El lotero de Candás, Helio García, repartió 34 millones de euros con la lotería de Navidad
El lotero de Candás, Helio García, repartió 34 millones de euros con la lotería de Navidad

«Hay una señora que nos lo pidió desde Alicante y se lo mandé ayer de tarde, no creo que tenga aún el décimo en sus manos», explicaba poco después de saber que era el que había dado el mayor premio que dejó la Lotería de Navidad este año en Asturias. Mientras en la administración candasina recibían llamadas de clientes de Toledo o León había quien se enteraba ante los periodistas de que acababa de ganar 40.000 euros. Otros ya lo festejaban en Repinaldo, la sidrería que compró muchos de los décimos del 61.027. Allí se destaparon botellas de sidra champanada, se escanció y se cantó hasta la extenuación el cuarto premio y lo que se ha llevado cada uno, sin contar «lo que se va para Montoro», un ministro muy mentado este día entre los candasinos. Mientras algunas como Delfina Viña pensaba en repartir lo ganado entre hijos y nietos su compañera de mesa, Inés García, hablaba de que iba a aprovechar para viajar «más». «Si marcho una vez al mes, a partir de ahora serán dos», bromeaba ante su hija, una de las que no había comprado el décimo. Entre los agraciados con el cuarto premio que tocó en Candás se encontraría parte del equipo de la serie La zona, que este verano rodó en Asturias. Los clientes recuerdan que comían en Repinaldo a diario y que se llevaron alguna participación del número afortunado. 

Daniel Hevia está en el paro y compró en Candás uno de los décimos agraciados con el premio del sorteo de Navidad.Daniel Hevia está en el paro y compró en Candás uno de los décimos agraciados con el premio del sorteo de Navidad
Daniel Hevia está en el paro y compró en Candás uno de los décimos agraciados con el premio del sorteo de Navidad

Daniel Hevia: «Nos arregla una temporada, que estamos en paro»

Entre las muchas caras sonrientes que había este viernes en Candás puede que la que tuviera una sonrisa más grande fuera la de Daniel Hevia. Él y su pareja llevaban un décimo del 61.207 y les viene como agua de mayo. En la actualidad están en paro, porque trabajan durante el verano en la hostelería, así que los 20.000 euros que se llevaron «nos arreglan para una temporada». «Yo no contaba que nos fuera a tocar nada, si mira con qué pintas voy hoy», bromeaba cuando se le preguntaba por el premio.

Hevia no sólo se alegraba por si mismo, sino por el hecho de que fuera un premio «muy repartido», especialmente entre los vecinos de Candás. «Nunca me había tocado nada en la Lotería y mira que llevo nueve años echando», decía, mientras otro cliente a su lado estaba igual de feliz porque «es la primera vez que me toca en 60 años».

María Fernanda Busto es una de las ganadoras de la lotería de Candás pero su amiga Sonia Sánchez se quedó con la miel en los labios.María Fernanda Busto es una de las ganadoras de la lotería de Candás pero su amiga Sonia Sánchez se quedó con la miel en los labios
María Fernanda Busto es una de las ganadoras de la lotería de Candás pero su amiga Sonia Sánchez se quedó con la miel en los labios

Sonia Sánchez: «Tomo todos los días el café aquí y se me olvidó comprar»

Cuando toca un premio de la Lotería de Navidad siempre vemos las caras felices de los agraciados, pero hay otras que suelen ser menos alegres, y son las de que aquellas personas que estuvieron cerca del número premiado pero no lo compraron. Es lo que le ocurrió a Sonia Sánchez, que tiene una tienda muy próxima a la administración de lotería de Candás y a la sidrería que vendieron los décimos. «Tomo todos los días el café aquí y se me olvidó comprar», lamentaba. Y recordaba cómo había comentado con su marido que tenía que coger alguna participación, que además los de Repinaldo habían llevado de la lotería de su tienda.

Aunque a ella no le tocó Sánchez estaba muy contenta porque fuera un premio muy repartido en Candás. «Me alegro de que el dinero se quede aquí, que además eso repercutirá en los comercios», comentaba junto a su amiga María Fernanda Busto, aún en shock por saberse ganadora. «Me llamó mi hermano para decir que había tocado en Candás y luego mi marido para decir que teníamos el décimo. Lo busqué y es verdad que lo llevábamos», decía encantada. «Me prestó mucho».

Gaspar Muñiz compró en Candás un décimo premiado en el sorteo de la lotería de Navidad.Gaspar Muñiz compró en Candás un décimo premiado en el sorteo de la lotería de Navidad
Gaspar Muñiz compró en Candás un décimo premiado en el sorteo de la lotería de Navidad

Gaspar Muñiz: «no lo necesito, pero voy a disfrutarlo»

Entre los agraciados que había en Candás con el cuarto premio de la Lotería de Navidad había muchos que ni siquiera sabían cuánto les había tocado porque no sabían cuánto habían comprado. Es el caso de Gaspar Muñiz. «Yo no compro lotería, pero sé que le tocó a la mujer, así que no sé cuánto llevamos», aseguraba mientras brindaba por la fortuna. Su satisfacción era plena porque «no lo necesito, porque tengo una pensión buena, pero está bien porque lo vamos a disfrutar».

Un viaje o una copiosa comida son algunas de las ideas que se le ocurrían a Muñiz para gastarse el dinero mientras vigilaba la compra que había dejado a su cargo su mujer. Su señora puede que hubiera sido algo adivina -o viniera de hacer las compras para la cena de Nochebuena- porque llevaba una merluza y un centollo en la bolsa.

Los propietarios de Casa Repinaldo, que repartieron gran parte de los décimos premiados en Candás.Los propietarios de Casa Repinaldo, que repartieron gran parte de los décimos premiados en Candás
Los propietarios de Casa Repinaldo, que repartieron gran parte de los décimos premiados en Candás

Ángel Martínez, Repinaldo: «Sólo le pedí al lotero un número del que tuviera mucho»

Buena parte de los 34 millones de euros que repartió la Lotería de Navidad en Candás pasó por la sidrería Repinaldo, que lleva abierta cuatro años en el centro de la villa. Su propietario se enteró de la buena suerte cuando estaba trabajando repartiendo embutidos y «me empezaron a llamar». Había vendido décimos enteros, pero también hizo participaciones. Pero no sabe siquiera cuántos. «Creo que gasté unos 20.000 euros en lotería y lo único que le pedí al lotero fue que fuera un número del que tuviera mucho, porque se vende muy bien».

Lo ha vendido a algunos visitantes, pero sobre todo a clientes habituales de Candás. De hecho ante la prensa aseguraba no saber con cuánto se había quedado él, pero estaba seguro de que «algo tendré». Este viernes Repinaldo, como lo conocen en Candás, era una de las personas más solicitadas de la localidad. Entre café y vino ha convertido a muchos de sus vecinos en algo más adinerados.

Comentarios

Un capricho de 34 millones de euros