La alerta por contaminación reduce la velocidad en carreteras a 90 kilómetros por hora

Las limitaciones al tráfico se aplican en la red estatal y autonómica

Imagen de un control de la Guardia Civil de Tráfico
Imagen de un control de la Guardia Civil de Tráfico

Redacción

El Principado ha decidido activar en Avilés, al igual que hizo ayer en Oviedo y Gijón, el protocolo de actuación ante episodios de contaminación del aire en nivel 1 (aviso) por la elevada presencia de partículas en suspensión y la estabilidad meteorológica. La decisión, que supone el establecimiento de medidas como la limitación de la velocidad de los vehículos a 90 kilómetros por hora en la red estatal y autonómica, la restricción del tráfico de camiones o el riego de viales, ha sido adoptada por la comisión de seguimiento de la que forman parte el Principado y los ayuntamientos al coincidir la concentración de partículas en suspensión con condiciones de ventilación atmosférica desfavorables e intrusiones de polvo del norte de África.

Según ha apuntado el Gobierno del Principado, las estaciones de medición de la calidad del aire de las tres áreas han registrado durante tres días consecutivos valores de partículas en suspensión superiores a los umbrales establecidos en el documento. El nivel 1 de aviso incluye numerosas actuaciones informativas, a las que se suman, además, algunas limitaciones al tráfico, especialmente medidas de riego y reducción de velocidad en carreteras de la red estatal y autonómica, que bajarán su límite de velocidad de 120 a 90 kilómetros por hora. También se establecen limitaciones al uso de la calefacción en edificios públicos y a la ejecución de obras y actividades que generen contaminación atmosférica, así como la prohibición de la quema de restos vegetales.

En relación con la industria, todas las empresas deben extremar las precauciones en los procesos susceptibles de generar emisiones difusas, aumentar las medidas de riego y humectación de viales y graneles y poner en marcha otras medidas incluidas en las correspondientes autorizaciones ambientales. Por su parte, los puertos de Gijón y Avilés deberán reducir al mínimo indispensable las operaciones con material susceptible de levantar polvo.

Desde el Principado también se aconseja restringir el uso del coche y que las personas con problemas respiratorios o cardíacos no realicen actividades que requieran esfuerzo físico al aire libre. Este protocolo se aplica a las partículas en suspensión -tanto las de diámetro inferior a 10 micras (PM 10) como las de diámetro inferior a 2,5 micras (PM 2,5) - y al dióxido de nitrógeno (NO2), que no presenta valores anómalos.

El Principado recuerda que la aglomeración de Oviedo incluye los concejos de Oviedo, Noreña, Siero, Ribera de Arriba, Llanera y, parcialmente, la zona industrial de Morcín; La de Avilés, los concejos de Avilés, Gozón, Corvera, Castrillón y, parcialmente, Carreño -Tabaza-, y la de Gijón, los de Gijón y Carreño, excepto el entorno de Tabaza y la zona situada al oeste de la autopista A-66. A estas áreas se suma una cuarta, la de cuencas (concejos de Mieres, Langreo y San Martín del Rey Aurelio y, parcialmente, Lena -valle del río Caudal-), donde por el momento no ha sido necesario adoptar medidas.

A finales del pasado año y comienzos de 2019 en Oviedo y en las comarcas mineras el protocolo estuvo activado en nivel preventivo durante doce jornadas, situación que se reactivo durante una jornada pocos días después. En las últimas semanas organizaciones ecologistas venían reclamando al Gobierno regional que activase el protocolo y desde la Viceconsejería de Medio Ambiente se advirtió de que esa medida se atiene a una regulación muy estricta y que hasta ahora no se habían dado las condiciones establecidas para ponerlo en marcha.

De acuerdo con lo establecido en el protocolo, para proceder a su activación deben darse de forma simultánea dos condiciones, que se superen los umbrales fijados durante al menos 3 días consecutivos en una estación y que exista previsión de fenómenos meteorológicos que dificulten la dispersión de contaminantes en la atmósfera. El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha expresado su preocupación por los episodios de contaminación, si bien ha afirmado que no se han producido situaciones de alarma sobre la salud de las personas.

Tras recordar que Asturias está lejos de tener el problema de contaminación de Madrid o Barcelona, Del Busto ha avanzado que el Gobierno regional aprobará en los próximos días un plan de asistencia sanitaria y medio ambiente que incidirá en el trabajo relacionado con la contaminación. El consejero ha recomendado que se beba mucha agua y que se eviten en la medida de los posible las zonas con más contaminación, si bien ha remarcado en que no se debe crear una alarma excesiva ante estos episodios.

Comentarios

La alerta por contaminación reduce la velocidad en carreteras a 90 kilómetros por hora