La habitación del futuro: se construye en siete días y se monta en una jornada

Un consorcio liderado por ArcelorMittal impulsa el proyecto. Room 2030 se estrena en el Centro Niemeyer

La habitación del futuro de ArcelorMittal Un vídeo muestra las imágenes en las que trabaja la compañía

Un consorcio de empresas liderado por ArcelorMittal ha presentado el proyecto Room 2030, la habitación del futuro en la que se aplica la tecnología más avanzada y novedosa que procura al huésped una iluminación respetuosa con su ritmo circadiano o colchones que rejuvenecen durante el sueño. El Room 2030 es un consorcio que une empresas innovadoras y líderes en diversos sectores para integrar y testear sus soluciones y tecnologías en un laboratorio habitable, creando la habitación del futuro. En concreto, integran el consorcio ArcelorMittal, Saint-Gobain, Cosentino, Ecus, Estudio Baragaño, Geopannel, Norma Grup, Roca, y el Hotel Palacio de Ferrera.

El resultado de sus investigaciones y aportaciones a la habitación del futuro, que se puede construir en siete días y montar en una sola jornada, se podrá visitar en la plaza del Centro Oscar Niemeyer de Avilés. El proyecto nace en Avilés y se llevará a la práctica también en esta ciudad por primera vez con la instalación de 22 habitaciones en el Hotel Palacio de Ferrera, de cinco estrellas y situado en el centro de la ciudad.

Room 2030, en Avilés
Room 2030, en Avilés

El Room 2030 nace para convertirse en una solución tecnológica integral que permite fabricar habitaciones inteligentes de una forma sostenible, rápida y eficiente, uniendo la armonía del diseño y el hábitat saludable con la tecnología de frontera, la digitalización y la conectividad. En una primera etapa, el proyecto está dirigido al sector hotelero, si bien en un plazo inmediato se abrirá a otros donde su actividad gira en torno a una habitación como es el caso de hospitales o residencias de estudiantes y de ancianos.

La habitación, además de para descansar, está diseñada como lugar de encuentro, eventos y trabajo. El estudio de arquitectura Baragaño ofrece el diseño y la fabricación del espacio modular, para integrar armónicamente todas las tecnologías y soluciones de los socios del consorcio. El proyecto incluye cuatro módulos reconfigurables, la reducción del impacto sobre el terreno final, cubierta y fachada verde, diseño de mobiliario oculto para hasta seis personas, y sillas de plásticos recuperados del mar, gracias a la colaboración de pescadores del norte.

ArcelorMittal aporta a la iniciativa una filosofía basada en la ciencia. Propone un enfoque de la construcción que considera a los edificios de manera integral. La siderúrgica ofrece una gama de productos con beneficios que ayudan materialmente a resolver los desafíos que presenta la construcción moderna. Un sistema específico proporciona aislamiento térmico, hermeticidad y seguridad, y minimiza puentes térmicos, mediante una instalación simple y rápida, y la utilización de elementos de elevada resistencia en ambientes muy agresivos.

El Internet de las Cosas IOT de ArcelorMittal permitirá conectar de una forma coordinada los sensores de la habitación al centro de procesamiento de Big Data, donde, utilizando algoritmos de inteligencia artificial, se mejorará la experiencia de usuario. Entre las aportaciones, llaman la atención la de la empresa Ecus, que presenta un colchón que tiene efectos positivos sobre la circulación sanguínea e incorpora unos probióticos al tejido «que rejuvenece» al huésped mientras duerme, en lo que se considera «una auténtica revolución».

Norma Grup, por su parte, incorpora una iluminación que tiene en cuenta el ciclo circadiano del huésped, simulando los espectros del Sol, que ha estado presente durante toda la evolución del ser humano. Además de los representantes de las empresas que forman el consorcio, la puesta de largo de este novedoso proyecto ha corrido a cargo de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín; el director general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Galo Gutiérrez-Monzonís, y el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado, Borja Sánchez.

El director general ha destacado el lugar privilegiado en el que nace un proyecto que pone de relieve, ha dicho, la importancia que adquiere la industria en el sector de la construcción. Por su parte, el consejero Borja Sánchez ha indicado que este proyecto permite presumir por muchas razones, en primer lugar, por su carácter pionero, pero también por la capacidad de las compañías para unirse y construir algo tangible, «y contar con empresas con una gran capacidad de tracción, como es el caso de ArcelorMittal». La alcaldesa de la ciudad ha señalado que esta cooperación entre empresas es lo que quiere consolidar el Parque Tecnológico Isla de la Innovación, y ha indicado que este nuevo proyecto sitúa a Avilés «como referencia de un nuevo modelo de turismo», según informa Efe.

Comentarios

La habitación del futuro: se construye en siete días y se monta en una jornada