Segundas partes sí fueron buenas

El paso por los vestuarios le sienta muy bien al Real Oviedo

Diegui Johannesson Real Oviedo Tartiere.Celebracion del gol de Johannesson ante el Cordoba
Celebracion del gol de Johannesson ante el Cordoba

Oviedo

Tres victorias después, el oviedismo empieza a respirar más tranquilo y disfrutar. No hay nada que unos cuantos triunfos no arregle en el mundo del fútbol y el Real Oviedo disfrutará de una semana tranquila y bien merecida.

Todas esas victorias se han fraguado en las segundas partes. Así, Córdoba, Lugo y Nástic han visto desaparecer su buen resultado tras el paso por los vestuarios, una muestra de la fe con la que los asturianos han afrontado los últimos partidos. Únicamente en Santo Domingo desapareció ese espíritu combativo.

El Córdoba, el primero

Los andaluces fueron los primeros en conocer la nueva cara del equipo de Anquela. Tras un primer tiempo malo en términos generales, los azules consiguieron adelantarse en el marcador gracias a un gol en propia puerta. Aunque se sufrió en los últimos minutos, Johannesson consiguió la sentencia en el descuento.

Era una victoria importante para el Real Oviedo, aunque su imagen no había sido la mejor. Un triunfo cimentado en una mejoría en los segundos 45 minutos.

Primera remontada ante el Lugo

Tras el aciago encuentro frente al Alcorcón, el Real Oviedo hizo propósito de enmienda antes de recibir al líder. De nuevo, tras una primera parte irregular y llegando al descanso abajo en el marcador, los de Anquela reaccionaron en la reanudación.

El cambio de sistema fue la primera explicación para la renovada cara de los oviedistas, pero a nadie se le escapa que de nuevo se vio a unos futbolistas con gran espíritu y que no iban a aceptar una derrota.

Ni siquiera el 2-2 consiguió que los azules bajaran los brazos. En un ataque de furia y de fútbol, Aarón anotó el 3-2 definitivo dando una victoria muy importante para los de Anquela.

El Nástic, la última víctima

Este pasado domingo, en el Nou Estadi el Real Oviedo volvió a fraguar su victoria en la segunda parte y, de nuevo, lo hizo remontando un marcador adverso. Ni los más viejos del lugar recuerdan dos remontadas consecutivas de los asturianos (en noviembre de 1976 según @ElJorobu).

Otra muestra más del espíritu combativo que ha ido adquiriendo este equipo en los últimos meses. ¿Quién ha dicho que las segundas partes nunca fueron buenas?

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Segundas partes sí fueron buenas