Real Oviedo y Osasuna, cuentas pendientes

Los últimos choques entre asturianos y navarros, marcados a fuego en la memoria oviedista

Hector Nespral Mikel Merino Real Oviedo Osasuna Carlos Tartiere Horizontal.Héctor pugna por un balón con Mikel Merino en el último Real Oviedo - Osasuna
Héctor pugna por un balón con Mikel Merino en el último Real Oviedo - Osasuna

Oviedo

El domingo se verá, a priori, un gran partido sobre el Carlos Tartiere. Uno de esos choques con ambiente a Primera y recuerdos de hace años, cuando ambos conjuntos se batían en la máxima categoría del fútbol español. No en vano, Real Oviedo y Osasuna acumulan 38 y 37 temporadas respectivamente entre los mejores equipos del país. 

Pero, además, ambas entidades cuentan con un pasado reciente que ha creado una pequeña rivalidad y ganas de revancha, sobre todo para el lado oviedista. Los dos últimos enfrentamientos en el municipal ovetense son de infausto recuerdo para los azules. 

Un 0-5 que todavía duele

El último combate entre Real Oviedo y Osasuna tuvo lugar en la jornada 42 de la temporada 2015-16. Los navarros llegaban al Carlos Tartiere con la necesidad de ganar por varios goles y esperar resultados para meterse en un hipotético playoff de ascenso. 

En cambio, el Real Oviedo llegaba ya sin ninguna posibilidad de acceder a la fase de ascenso tras caer en la jornada 41 en La Romareda por 1-0. Con este panorama, David Generelo decidió rotar y dar entrada a los menos habituales durante su estancia en el banquillo azul. Parte de la afición entendió que varios pesos pesados del vestuario se habían borrado para no recibir la bronca desde las gradas. Así, fueron Esteban Nacho López, Héctor Nespral, Viti o Josín, entre otros, los que lidiaron con aquel papelón. 

El encuentro terminó con un doloroso 0-5 para el conjunto de Enrique Martín con goles de Roberto Robles (por partida doble), Oier, Kodro y Urko Vera. El Osasuna consiguió su objetivo de entrar en playoff y terminó ascendiendo a Primera División. 

Un descenso que comienza en un Real Oviedo - Osasuna

La fatídica temporada 2000-01, la del descenso de Primera, terminó con Real Oviedo y Osasuna peleando por la salvación. La historia es del todo conocida, los navarros ganaron en Anoeta, los asturianos cayeron frente al Mallorca y terminaron en la categoría de plata del fútbol español. 

De lo que no todo el mundo se acuerda es del enfrentamiento en el Carlos Tartiere entre ambos conjuntos. Fue en la jornada 24, muy lejos del final del año, pero supuso un antes y un después para ambos conjuntos. 

Iván Ania en un encuentro ante Osasuna en la última temporada del Oviedo en Primera
Iván Ania en un encuentro ante Osasuna en la última temporada del Oviedo en Primera

El Osasuna llegó al Tartiere casi desahuciado en la clasificación. Tenía 17 puntos, 10 menos que el conjunto de Radomir Antic, que se mostraba muy regular en su estadio. Una victoria azul hubiera supuesto obtener una renta de 13 puntos más el golaveraje. 

Las cosas comenzaron de maravilla para el Real Oviedo, que llegaba al descanso con un 2-0 favorable gracias a los goles de Oli y Tomic. ¿Quién se imaginaba lo que iba a pasar en la reanudación?

El conjunto de Lotina consiguió darle la vuelta al marcador gracias al doblete de Álex Fernández y al tanto de Iván Rosado. Aquello fue el principio del fin para los asturianos, que terminaron descendiendo en Son Moix 14 jornadas después. 

Con estos precedentes, el próximo choque en el Carlos Tartiere es algo más que un simple partido. Como dijo Viti en rueda de prensa, «hay ganas de revancha».

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Real Oviedo y Osasuna, cuentas pendientes