Empate con sensación de victoria

Gran partido de los azules que siguen sumando en la clasificación

Gol Christian Real Oviedo Rayo Vallecano.Los futbolistas del Real Oviedo celebran el gol de Christian
Los futbolistas del Real Oviedo celebran el gol de Christian

Oviedo

Partido duro y complicado, como se esperaba en Vallecas. El Real Oviedo igualó 2-2 frente al Rayo cuando lo tuvo todo a favor para traerse los tres puntos. Un penalti más que dudoso a falta de 10 minutos privó a los asturianos de conseguir una victoria que fue justa durante gran parte del encuentro.

Anquela decidió no mover ninguna pieza de su equipo para iniciar en Vallecas. Lo que funciona no se debe tocar. Se trata de una máxima en el mundo del balompié. Así, el once oviedista es el que se recita ya de memoria entre la afición.

El rtimo de partido inicial fue increíble, altísimo. Tanto Rayo como Real Oviedo buscaban con insistencia la portería rival. Tan acelerado estaban los equipos que en menos de 5 minutos ya tuvo una ocasión Diegui y Forlín tuvo que forzar su quinta amarilla para frenar un contraataque claro local.

Ambos equipos decidieron mantener este frenesí durante la primera parte. Los azules trataron de volcarse sobre la portería de Anquela, pero se empezaron a enredar en protestas hacia el colegiado, olvidándose del objetivo principal.

En una jugada en la que pudo existir mano en el comienzo, Embarba se afanó en entrar en el área con el esférico, siendo frenado in extremis por la zaga azul. Sin embargo, el rayista siguió luchando por la posesión, recuperándola tras un fallo de Folch. Su centro al área encontró al Chori Domínguez solo en el área pequeño. Cabezazo cruzado y 1-0 para el Rayo.

Si hay algo que no se le puede echar en cara a este Oviedo es que baje los brazos. Tras el 1-0, como pasó en Huesca, los asturianos subieron líneas y demostraron fe ciega en su trabajo diario. Poco a poco fueron acercándose a la portería de Alberto, sin jugadas de peligro, pero con dominio territorial.

En un saque de esquina desde banda izquierda, la pizarra de Anquela salió a relucir. Pase en corto a la frontal y centro al segundo palo donde Carlos apareció para rematar al larguero. El balón suelto fue rescatado por Linares justo en la línea de fondo, cediéndolo hacia atrás para la llegada de Christian. El cántabro empataba el encuentro y hacía su segundo gol en la temporada.

El tanto sentó muy bien a los azules que siguieron insistiendo hasta el descanso. Tuvo una buena llegada Aarón, pero su disparo desde la frontal se fue muy desviado.

Gran inicio en la segunda mitad

El paso por los vestuarios no modificó las intenciones asturianas. Los de Anquela siguieron buscando con insistencia la portería de Alberto. Cuando no habían pasado 3 minutos, Carlos Hernández, defensa más goleador de toda la categoría, cabeceó perfectamente un saque de esquina de Saúl. Era su quinto gol del año y el 1-2 para el Real Oviedo, que volvía a remontar un encuentro.

Premio justo para los de la capital del Principado que habían merecido primero el empate y posteriormente el 1-2.

Todavía pudo ser mayor el premio si Christian o Folch hubieran acertado con sus remates de cabeza a centros de Saúl y Aarón respectivamente. El Real Oviedo cercaba el área del Rayo buscando una ventaja cómoda para poder mantener hasta el 90.

Míchel trató de revolucionar a su equipo con un fútbol más directo con la entrada de Manucho. El delantero pidió penalti casi nada más entrar por un posible empujón de Carlos, aunque en ningún momento pareció suficiente como para pitar pena máxima.

Poco después, el Rayo se quedaba con 10 futbolistas tras la expulsión de Velázquez por un golpe en la cara a Linares en la pugna por un balón. El partido se ponía un poco más favorable para los intereses asturianos, aunque Vallecas apretaba de lo lindo.

Pero el fútbol directo del Rayo hacía daño a los de Anquela. En un balón largo hacia Manucho, Carlos tuvo que forzar una falta en la frontal que pudo ser expulsión. La falta sacada por Embarba terminó en un penalti por supuestas manos de Christian, aunque el cántabro tuvo que ser atendido por el balonazo que recibió en la cabeza. Trejo hizo el 2-2 para delirio de la hinchada local.

Los últimos minutos fueron una auténtica locura cuando lo más normal es que el Real Oviedo con un jugador más pusiera orden al encuentro. El Rayo no se conformó con un gran Trejo, aunque fueron los azules los que terminaron volcados sobre la portería de Alberto.

En el 91, cuando se ya vislumbraba el final, Rocha soltó un latigazo desde más allá de la frontal y el esférico se estrelló contra el palo. Una lástima para los asturianos que estuvieron muy cerca de obtener una victoria que hubiera sido merecida.

Rayo Vallecano: Alberto; Baiano, Velázquez, Dorado, Álex Moreno; Beltrán, Unai, Embarba; Aguirre (Manucho, min 59), Domínguez (Amaya, min 82), Trejo.

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Rocha; Aarón (Cotugno, min 91), Saúl Berjón (Varela, min 87), Linares (Toché, min 83).

Goles: 1-0 Domínguez (min 23). 1-1 Christian Fernández (min 39). 1-2 Carlos Hernández (min 48). 2-2 Trejo (min 81).

Árbitro: El colegiado Pérez Pallas mostró amarillas a los locales Dorado, Baiano, Manucho y Trejo, y a los visitantes Forlín, Aarón, Carlos Hernández, Christian Fernández y Mossa. Pérez Pallas también mostró roja directa a Velázquez.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Empate con sensación de victoria