Una prórroga para Ziganda

Antes del parón el entrenador del Real Oviedo era, junto a Sandoval, el técnico de Segunda que menos conocía a sus futbolistas

José Ángel Ziganda en El Requexón
José Ángel Ziganda en El Requexón

Oviedo

Cuando el fútbol profesional bajó la persiana a causa de la crisis del coronavirus, José Ángel Ziganda había dirigido un total de 19 sesiones y tres partidos oficiales en el Real Oviedo. Un bagaje que, por aquel entonces, significaba ser el entrenador de Segunda División que menos conocía a su plantilla. Semanas después, José Ramón Sandoval cogió el testigo del navarro como técnico novato de la categoría cuando fue nombrado entrenador del Fuenlabrada.

Estos casi dos meses de parón han frenado en seco a todos los equipos, pero si el Oviedo intenta sacar un aspecto positivo de esta circunstancia, debe mirar a su cuerpo técnico. El 'Cuco' Ziganda y Bingen Arostegi han tenido 57 días para conocer a sus jugadores a través de las sesiones por videoconferencia, diseñar el equipo que quieren ser en el tramo final del curso y, además, analizar a sus rivales. Un tiempo que pudo ser muy de provecho. 

«Ziganda ha disminuido la diferencia respecto a los otros entrenadores», comentó Rodri Saravia, técnico profesional y ex de Nàstic o Extremadura, hace unos días a La Voz de Asturias. Antes del parón, el entrenador del Real Oviedo tenía que compaginar el moldeado de su equipo con el examen semanal de cada jornada. Y cuando eres el tercer técnico de un equipo en la misma temporada y la temporada se va acercando a la primavera, los resultados son más decisivos, y agobiantes, que nunca. 

Con la confianza de Francesc Arnau intacta, Ziganda afronta estas semanas de entrenamiento como su prórroga particular. Serás sesiones de trabajo muy condicionadas por el protocolo sanitario impuesto por LaLiga y Sanidad, pero será trabajo, al fin y al cabo. Más de un mes para terminar de conocer a su Real Oviedo y prepararlo de cara a una recta final definitiva. 

Comentarios

Una prórroga para Ziganda