Femenías, ante su gran reto: así defendió el Oviedo el balón parado

Analizamos los momentos claves del portero carbayón ante el Lugo. Desde el primer saque de esquina hasta el último balón atrapado, pasando por un pequeño susto

Christian felicita a Femenías después de que el portero atrapase un balón durante el Oviedo-Lugo
Christian felicita a Femenías después de que el portero atrapase un balón durante el Oviedo-Lugo

Oviedo

Que los goles encajados a balón parado en la presente temporada, sobre todo los últimos ante Albacete y Cartagena, han calado hondo en el Real Oviedo fue algo palpable desde el comienzo del encuentro ante el Lugo. La primera batalla, y prácticamente la última, que tuvieron que librar los azules en el primer tiempo fue una falta desde casi el centro del campo. En cualquier otro contexto, sería una acción sin casi peligro. No en el del Oviedo. Tras múltiples correcciones entre los jugadores carbayones, el lanzamiento se fue por la línea de fondo.

La primera aparición de Joan

El partido ya navegaba por el segundo tiempo y el marcador lucía el 1-1. Un bote inoportuno, por cierto, fue decisivo en el tanto de los lucenses. Fue entonces cuando el Lugo gozó, por primera vez en el encuentro, de un saque de esquina. En este caso, desde el perfil izquierdo. Joan Femenías, tras una semana en la que el debate en la portería estuvo más vivo que nunca, ante su gran talón de Aquiles.

El Oviedo de Ziganda, como viene acostumbrando en los últimos meses, defendió con mucha gente. Hasta cinco jugadores azules en el primer palo. Seis si contamos el marcaje de Tejera a Manu Barreiro. Mossa, Nieto y Sangalli en la marca individual. Nahuel, pendiente de la corta y el rechace. Los once jugadores del Oviedo estaban metidos en el área. Femenías, valiente, decidió salir a la primera y despejó con los puños el lanzamiento de Hugo Rama. Buen comienzo.

Primera acción a balón parado del Lugo, córner desde el perfil izquierdo. El Oviedo defiende con hasta seis jugadores en el primer palo. Los once metidos en el área. Femenías despeja de puños
Primera acción a balón parado del Lugo, córner desde el perfil izquierdo. El Oviedo defiende con hasta seis jugadores en el primer palo. Los once metidos en el área. Femenías despeja de puños

La tanda de tres saques de esquina y un pequeño susto

Christian ya había puesto el 2-1 en el luminoso y al Lugo le tocaba dar réplica. Y a falta de fluidez en el juego, el balón parado fue su única arma. Entre el 68' y el 70', el conjunto rojiblanco lanzó tres saques de esquina. Todos ellos desde el perfil izquierdo, por cierto. Y Femenías dudó en el primero. Mismo plan en los hombres del Cuco. Primer palo sobrecargado, algo que también buscaba el Lugo, con hasta 13 futbolistas: 8 del Oviedo y 5 del Lugo. Nahuel en la corta y Sangalli, marcando a Xavi Torres, alejado del embrollo.

Hugo Rama la puso al primer palo y Femenías salió, pero se quedó corto. Leschuk, con la ayuda de Grippo, alejó el peligro. Fue el primer, y único, gran susto del portero balear en todo el partido. Tras este llegaron otros dos saques de esquina, todos al primer palo y todos despejados por la defensa azul. Femenías, esta vez, decidió no salir en ninguno. La duda está en qué hubiese pasado si los golpeos de Rama hubiesen buscado el segundo palo. En ese escenario, el que originó el gol de Castro en Cartagena o el de Yuri en Ponferrada, es donde está el siguiente examen para Femenías.

Única salida en falso de Femenías en el segundo tiempo. De nuevo, congestión en el primer palo. Acaba en despeje de la defensa
Única salida en falso de Femenías en el segundo tiempo. De nuevo, congestión en el primer palo. Acaba en despeje de la defensa

La valentía de Femenías

Más de 15 minutos después y un par de centros laterales repelidos por la defensa del Oviedo, llegaron las últimas batallas para Femenías y sus soldados. Esta vez no fue desde la esquina. Una falta frontal perfilada al flanco derecho primero, una falta frontal perfilada al flanco izquierdo después. Ambas tomaron el mismo camino: los guantes del portero carbayón.

En la primera, más sencilla, el golpeo de Campabadal se fue muy pasado, algo que facilitó la salida de Femenías hasta el lateral del área pequeña. «Buenísima, Joan», le grito Juanjo Nieto. En la segunda acción, más comprometida, el Lugo dividió a la defensa del Oviedo. Pita sacó en corto y Canella eligió el lado en el que había menos zagueros azules. Fue en ese momento cuando Femenías asumió su rol y, saliendo varios metros más allá del área pequeña, atrapó el balón ante Christian y Campabadal. Al suelo y felicitaciones de todos sus compañeros. El significado de la acción era más que evidente.

Último balón parado del Lugo: falta frontal perfilada a la zquierda y salida de Femenías más allá del área pequeña. Atrapa el balón y al suelo, era el minuto 86
Último balón parado del Lugo: falta frontal perfilada a la zquierda y salida de Femenías más allá del área pequeña. Atrapa el balón y al suelo, era el minuto 86

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Femenías, ante su gran reto: así defendió el Oviedo el balón parado