La Pizarra: A partir del repliegue

Analizamos en cinco claves el triunfo del Real Oviedo ante el Real Zaragoza

José Ángel Ziganda, en el Carlos Tartiere
José Ángel Ziganda, en el Carlos Tartiere

Oviedo

Qué importante es ganar cuando no salen las cosas. De hecho, esas son las victorias que aportan la tranquilidad necesaria para luego poder ganar a través del juego. El del Oviedo ante el Zaragoza fue uno de esos triunfos. Los de José Ángel Ziganda, que sin Mossa y Tejera perdían a dos pilares de su ya atascado ataque posicional, aprovecharon la ocasión surgida de su trabajo defensivo para desnivelar el encuentro. Después, no fallaron cerca de Femenías, algo que sí hicieron ante Fuenlabrada, Cartagena y Albacete. 35 puntos y un día menos para salir del bache. Quién sabe, por cierto, si esto lo lograrán con Rodri y no con Blanco Leschuk.

Francés, Eguaras y el desajuste del Oviedo

En el partido de ida, disputado en La Romareda, el Cuco Ziganda quiso atar en corto a Íñigo Eguaras desde el primer momento. Este pasado domingo, en el Carlos Tartiere, el Real Oviedo tardó un poco más en hacerlo. No está siendo la mejor temporada del mediocentro, pero si se da el contexto adecuado tiene talento más que de sobra para poner en apuros a cualquier equipo. Y eso pasó en el municipal ovetense durante muchos minutos del primer tiempo. La presión azul pecaba de falta de agresividad y, sobre todo, de falta de coordinación.

El Oviedo dejaba pensar a Francés, el central con más calidad para el pase del Zaragoza y, a partir de ahí, llegaba tarde a todo lo demás. Rodri y Nahuel dejaban grietas por dentro y Sangalli y Borja, dependiendo de en qué flanco estuviese el balón, se quedaban a medio camino. Eguaras recibía, giraba y tenía unos segundos preciosos para elegir. Zapater y Bermejo, los interiores maños, esperaban a la espalda del doble pivote carbayón. Varios de estos desajustes acabaron en tiros desde la frontal de Narváez (el atacante más peligroso) y el propio Bermejo, pero en general, el Zaragoza no supo aprovechar esta ventaja. Quizá echó de menos a Francho, su mejor interior. 

Mala presión del Oviedo. 1-Eguaras recibiendo y girando. 2-Zapater, receptor del pase a la espalda de Edgar. 3-Bermejo, a la espalda de Javi Mier. 4-Doble pivote del Oviedo
Mala presión del Oviedo. 1-Eguaras recibiendo y girando. 2-Zapater, receptor del pase a la espalda de Edgar. 3-Bermejo, a la espalda de Javi Mier. 4-Doble pivote del Oviedo

Borja Sánchez, solo en el perfil izquierdo

A excepción de un par de arrancadas de Juanjo Nieto desde la derecha, al Oviedo le costaba un mundo generar situaciones de peligro cerca del área de Cristian Álvarez. Si los azules no están pasando por su mejor momento futbolístico, las bajas de Tejera y Mossa debilitaron demasiado su perfil izquierdo, el más asociativo de las últimas semanas. Borja Sánchez no encontró en Lucas, Javi Mier y Rodri ese socio que necesitaba para hacer daño de verdad a la defensa maña, así que su radio de acción se alejaba muchos metros del área rival.

Además, ante la falta de Blanco Leschuk en la punta del ataque, Borja era el receptor principal del juego directo azul. Y si no era el principal, al menos era el más efectivo. Mientras Rodri y Nahuel casi siempre perdían el duelo aéreo en el carril central, el '10' azul era capaz de bajar los balones desde la banda y, a partir de ahí, instalar al Oviedo en campo rival. Sucedió en varias ocasiones, incluso en los saques de puerta de Femenías. Eso sí, tras recibir el balón, el plan se quedaba corto. 

1-Borja, controlando un saque de Femenías. 2-Lucas, por detrás de la jugada. 3-Rodri cayendo a banda. 4-Javi Mier. 5-Nahuel
1-Borja, controlando un saque de Femenías. 2-Lucas, por detrás de la jugada. 3-Rodri cayendo a banda. 4-Javi Mier. 5-Nahuel

Balón parado: mismo plan que en Fuenlabrada

El Cuco volvió a tirar de la misma libreta para defender los saques de esquina del Zaragoza. Si en el duelo ante el Fuenlabrada eran Mossa y Leschuk los que acompañaban a Grippo en el marcaje zonal, ante los maños fueron Lucas y Rodri los encargados de realizar la misma función. Javi Mier pasó a marcar al rival más cercano a Femenías, mientras que Nieto, Christian, Borja y Edgar lo hacían con los que entraban al remate.

Sangalli, pendiente de la corta. Nahuel, pendiente del rechace. Los 11 futbolistas del Oviedo en el área, siendo el segundo palo, otra vez, la zona más desprotegida. Y, como ya pasó en Fuenlabrada a excepción del gol que supuso el 1-1, el conjunto carbayón no sufrió demasiado en estas acciones. Un par de balones sueltos dieron el susto, pero por lo general, el Zaragoza no remató de forma clara ni un saque de esquina. 

Defensa del balón parado. 1-Lucas, en zona. 2-Grippo y Rodri, en zona. 3-Sangalli pendiente de la corta. 4-Nahuel pendiente del rechace
Defensa del balón parado. 1-Lucas, en zona. 2-Grippo y Rodri, en zona. 3-Sangalli pendiente de la corta. 4-Nahuel pendiente del rechace

El repliegue, clave en el gol

Como viene siendo habitual en las últimas semanas, las imprecisiones en controles y pases más o menos fáciles fueron una constante en el ataque del Oviedo, algo que impidió la fluidez y el dinamismo en la circulación. Nahuel Leiva, uno de los jugadores azules más desafortunados en dicho aspecto, lo corrigió corriendo hacia atrás cada vez que la perdía. Y corriendo bien. El repliegue del equipo carbayón fue una de las claves del partido, ya que impidió transitar al Zaragoza y, además, tuvo una influencia básica en el 1-0 de Rodri.

Saque de esquina para el Oviedo desde el perfil derecho, Nahuel al lanzamiento. El balón, que iba dirigido a Grippo después de que este realizase un movimiento desde el segundo palo, se pasea por el área sin que nadie lo remate. Francés, central del Zaragoza, lo caza en el segundo palo y comienza a dirigir la contra. En ese preciso momento, mientras al zaguero maño le acompañan otros tres compañeros, seis futbolistas del Oviedo que estaban en zona de remate repliegan a toda velocidad.

Christian y Rodri encima de Francés, Grippo, Edgar y Javi Mier por el carril central y Nahuel, que había sacado el córner, por el otro flanco. Francés, apretado por los dos jugadores azules, falla el pase, Grippo roba y, tras conducir, cede para Sangalli. Centro de Borja y Rodri, por encima de Jair, bate a Cristian. Un gol fraguado desde la concentración y la intensidad defensiva. 

Segundos previos al gol de Rodri. 1-Francés, con balón, perseguido por Christian y Rodri. 2-Grippo, que acaba interceptando el pase de Francés. 3-Javi Mier. 4-Edgar. 5-Nahuel, lanzador del córner
Segundos previos al gol de Rodri. 1-Francés, con balón, perseguido por Christian y Rodri. 2-Grippo, que acaba interceptando el pase de Francés. 3-Javi Mier. 4-Edgar. 5-Nahuel, lanzador del córner

Tranquilidad sin alardes

Si antes del 1-0 el partido estaba en un limbo, el tanto de Rodri le sentó mucho mejor al Oviedo. Los de Ziganda cedieron metros al Zaragoza, dejaron de presionar en tres cuartos y se centraron en tapar los espacios por dentro y evitar que Eguaras recibiese. Con eso bastaba. El equipo de JIM, sin ideas de ningún tipo, no era capaz de inquietar a los azules, que solo sufría tras alguna pérdida de Lucas en el flanco izquierdo. 

Álex Alegría, que por primera vez desde que se enfrenta al Oviedo (lo hizo con Numancia, Sporting y Extremadura) no fue el recurso principal de su equipo, siguió desaparecido. La entrada de James no supuso nada en el juego de los maños y todos los centros laterales y balones frontales eran despejados por Christian y Grippo. El conjunto carbayón, al que le sentó bien la entrada de Obeng y Borja Valle, amenazó a la contra y pudo marcar hasta en dos ocasiones, pero Cristian le negó el gol a Borja y el larguero hizo lo propio con Sangalli.

Oviedo cediendo metros y vigilando a Eguaras. 1-Francés, con balón. 2-Eguaras. 3-Rodri y Nahuel tapando el pase por dentro. 4-Edgar, pendiente también de Eguarás
Oviedo cediendo metros y vigilando a Eguaras. 1-Francés, con balón. 2-Eguaras. 3-Rodri y Nahuel tapando el pase por dentro. 4-Edgar, pendiente también de Eguarás

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La Pizarra: A partir del repliegue