«Lo que nos echen»

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Los jugadores del Oviedo celebran la victoria ante el Zaragoza
Los jugadores del Oviedo celebran la victoria ante el Zaragoza Real Oviedo

El liderazgo de los centrales del Oviedo, la calma tensa en los saques de esquina y el susto con el VAR. La contracrónica desde el Carlos Tartiere

01 mar 2021 . Actualizado a las 12:14 h.

Por segunda vez en la temporada, el Real Oviedo comenzó un encuentro atacando a la portería del Fondo Norte. Y a diferencia de lo que pasó ante el Almería, esta vez perder el sorteo dio buena suerte a los azules. Sin Sergio Tejera, Simone Grippo fue el capitán carbayón. Y no hay nada más tradicional, e incluso estético, que un central luciendo brazalete. El suizo, que ya es una de las voces más autorizadas del vestuario cuando no lleva la 'C' en el brazo izquierdo, ejerció como tal desde el primer momento: «Muy bien, Lucky. Habla mucho con Borja», le gritó a Lucas después de que el lateral ovetense despejase su primer balón del encuentro. 

El partido, sin ritmo cerca de las áreas, se consumía poco a poco entre las voces del ya mencionado Grippo y Christian. La pareja de centrales azules, como si de un narrador y un comentarista se tratasen, fueron radiando todo el encuentro ante la falta de ocasiones. De los «Un paso Oviedo, un paso» a los «fuertes, estamos bien». Cualquier acción, por insignificante que fuese, le valía a la pareja de zagueros carbayones para animar y mantener activos a los suyos.

El Zaragoza acabó mejor el primer tiempo y hasta gozó de una ocasión a la media hora de partido, algo verdaderamente noticiable según cómo avanzaba el duelo, pero el golpeo de Narváez lo desvió Grippo a córner. Reseñable fue, por cierto, que el conjunto maño lanzara cinco saques de esquina durante el primer tiempo y solo uno causara un amago de susto a Femenías y compañía. Descanso y protagonismo para la atronadora megafonía del Carlos Tartiere.