La Pizarra: Brugman encuentra su sitio

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Brugman controla un balón durante el Oviedo-Amorebieta
Brugman controla un balón durante el Oviedo-Amorebieta Real Oviedo

Analizamos la actuación y el rol del mediocentro del Real Oviedo en la victoria ante el Amorebieta

24 nov 2021 . Actualizado a las 08:43 h.

De pivote posicional en un centro del campo de tres futbolistas en la Serie A a centrocampista más llegador de un doble pivote en la Segunda División. Este es, ni más ni menos, el recorrido que ha tenido que realizar Gastón Brugman en menos de tres meses. El centrocampista del Real Oviedo atraviesa su momento más dulce desde que aterrizó en la capital del Principado y, tras diez titularidades junto a Jimmy, el uruguayo disputó ante el Amorebieta su mejor partido con la camiseta azul. ¿Cuál fue su función?

El doble pivote en salida de balón

Iñigo Vélez, técnico del Amorebieta, puso en liza sobre el césped del Carlos Tartiere un 5-4-1 denso con el que intentó protegerse de los centros laterales azules y, de paso, bloquear el juego interior de su rival. Eso pudo haber funcionado en el último tercio de campo, pero antes, en la zona de creación, el Real Oviedo se encontró con un escenario cómodo a la hora de iniciar el juego. Unzueta, delantero centro rival, era una presa fácil para esa salida de balón formada hasta por cuatro futbolistas carbayones.

1-Jimmy, incrustado en la derecha junto a los centrales. 2-Brugman, a la espalda del delantero rival
1-Jimmy, incrustado en la derecha junto a los centrales. 2-Brugman, a la espalda del delantero rival

Jimmy o Brugman, dependiendo de la jugada, se incrustaban junto a los centrales en primera línea, mientras que el otro mediocentro esperaba a la espalda de la presión rival. A diferencia de lo que pueden hacer otros equipos, el capitán ocupaba el flanco derecho de esa primera línea y el uruguayo el izquierdo. Nunca en el centro, lugar reservado para Costas o Calvo. Los centrocampistas visitantes no mordían y preferían esperar, así que el 3+1 de Ziganda siempre salía ganador. Así comenzó el Oviedo a dominar el ritmo del encuentro.