El Oviedo no gana, pero tampoco pierde el hilo

Pablo Fernández MÁLAGA

AZUL CARBAYÓN

Borja Sánchez e Isamel Casas disputan un balón durante el Málaga-Oviedo
Borja Sánchez e Isamel Casas disputan un balón durante el Málaga-Oviedo LFP

El conjunto azul, sobrio durante todo el choque, suma un punto en La Rosaleda para mantenerse en playoff

07 may 2022 . Actualizado a las 20:15 h.

No se puede ganar siempre, eso debe pensar el oviedismo. El Real Oviedo, en un partido competido y tenso ante un Málaga que se juega la vida, mejoró en el segundo tiempo tras unos primeros 45 minutos tímidos, pero no le dio para sacar los tres puntos. Los azules siguen en playoff, aunque todavía quedan tres finales. 0-0 en La Rosaleda. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Un Málaga controlador

José Ángel Ziganda no sorprendió con el once y apostó por la vuelta de Gastón Brugman, Borja Sánchez y mantener, como viene siendo habitual lejos del Carlos Tartiere, a Javi Mier cerca de Borja Bastón. La victoria agónica de la Real Sociedad B apretó un poco más la soga del Málaga y los de Pablo Guede saltaron a morder ante una Rosaleda que animó a los suyos desde el calentamiento Y al menos en los primeros diez minutos, el Real Oviedo se mantuvo firme. Eso sí, ya en el minuto 4, un centro de Febas desde el perfil izquierdo del área obligó a Costas a intervenir.

El Málaga, aunque mostró recursos para sobreponerse a la presión de los azules, prefería buscar en largo y aprovechar de la envergadura de Sekou Gassama, que ponía en aprietos a Costas y Dani Calvo cada vez que podía. Los locales, sin mucha precisión en el último pase, enlazaban varias acciones a balón parado que levantaban a su afición pero que tampoco hacían sufrir demasiado a una defensa carbayona comandada por Dani Calvo. Mientras, al Oviedo le costaba asentarse en campo rival, con Brugman y Luismi poco participativos en la posesión y Bastón no lográndose imponer en el juego directo. Febas, en los locales, sí rompía líneas a través de la conducción.

Borja Sánchez, que casi siempre se imponía y salía de situaciones claras de desventaja, era el único que ponía algo de claridad en el ataque oviedista. A diez minutos del final, Vadillo probó a Femenías con un tímido disparo que el portero carbayón atrapó con facilidad. Poco después, un mal control del cancerbero balear ante Gassama a punto estuvo de meter en un lío al Oviedo. No pasó mucho más en un primer acto que acabó con Luismi sacando en el área pequeña otro centro de Vadillo.

 Un Oviedo mejor

La segunda parte echó andar con un Oviedo decidido a quitarse de encima el tímido dominio local. Los azules querían el balón, impedían que el Málaga se acercase a Femenías y en el minuto 52 gozaron de la oportunidad más clara: mal pase de Dani Martín en salida de balón, cabezazo de Luismi y la jugada acabó en Borja Bastón. El pichichi, más solo de lo que pensaba, decidió finalizar con un flojo toque de puntera que se fue desviado por el lateral de la red. El partido navegaba en una tensa calma y La Rosaleda se encendía con poco, como por ejemplo un centro de Casas que Cornud despejó a córner.

Media hora por delante y el Cuco tiró de su recambio favorito: Joni Montiel, junto a Sangalli, al campo por Viti y Javi Mier. Al principio, eso sí, con Sangalli jugando en banda y Montiel por dentro. El centrocampista madrileño apareció en el tercer balón que tocó para dejar en ventaja a un Brugman que disparó flojo desde la frontal. No estaba teniendo su día el uruguayo. En el 69’, silencio helador en La Rosaleda: tiro de Montiel desde la derecha que paró Dani Martín primero y disparo cruzado de Luismi que a punto estuvo de empujar Brugman a la red. El Oviedo avisaba. Y lo volvió a hacer a balón parado, con Sangalli fallando un remate claro tras centro de Brugman.

La afición malaguista pidió mano de Costas en un lance con Brandon y tanto Ávalos Barrera como el VAR dijeron que nada. El partido estaba más para el Oviedo que para el Málaga y Guede hizo cambios, ambos en ataque: Chavarría y Kevin por Gassama y Vadillo. Febas seguía siendo el jugador más lúcido del Málaga, pero ahí estaba Dani Calvo, como siempre, para evitar cualquier tipo de peligro. Ziganda volvió a mover el avispero, con Rama y Matheus pisando el verde en detrimento de Borja y Brugman. A siete minutos del final llegó el acercamiento más peligroso del Málaga, con un centro de Casas al primer toque que Calvo estuvo a punto de marcar en propia, pero atajó Femenías.

El partido moría con ritmo y Ziganda se desgañitaba en la banda con el objetivo de que su equipo se juntase y no se partiese. Bastón, abroncado por la afición local todo el partido, se fue entre pitos al banquillo y Obeng pasó a ocupar junto a Matheus el ataque azul. Ya en el descuento el Oviedo lo intentó a balón parado, pero nadie remató los centros de Montiel y Hugo Rama. El 0-0 final deja a los azules con 64 puntos, empatados con el Girona en la quinta plaza y tres por encima de Las Palmas. Fin a la racha de seis victorias seguidas, pero ya son nueve las jornadas sin perder. Tres finales por delante. 

Ficha técnica

Málaga CF: Dani Martín; Ismael Casas, Escassi, Lombán, Víctor Olmo; Febas, Genaro, Jozabed (Ramón Enríquez, min 31), Vadillo (Kevin Medina, min 72); Brandon (Roberto Fernández, min 87) y Sekou Gassama (Chavarría, min 72).

Real Oviedo: Femenías; Carlos Isaac, Costas, Dani Calvo, Cornud; Viti (Joni Montiel, min 60), Luismi, Brugman (Hugo Rama, min 81), Borja Sánchez (Matheus, min 81); Javi Mier (Sangalli, min 60) y Borja Bastón (Obeng, min 85).

Goles: 

Colegiado: Ávalos Barrera, comité catalán. Amonestó a los visitantes Luismi (min 41), Costas (min 54) y Obeng (min 93).

Incidencias: Estadio La Rosaleda (Málaga). 21.834 espectadores. Más de un centenar de aficionados del Real Oviedo.