Jarro de agua fría en el descuento para el Real Oviedo

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Luismi y Lucas luchan por un balón durante el Oviedo-Andorra
Luismi y Lucas luchan por un balón durante el Oviedo-Andorra LFP

Los azules, que cuajaron un mal primer tiempo, mejoraron tras el descanso y tuvieron oportunidades para ganar, pero perdonaron y Pau marcó en el descuento para el Andorra (0-1). Sergi Enrich fue expulsado

16 ago 2022 . Actualizado a las 12:24 h.

14.340 espectadores, la mejor entrada del Carlos Tartiere en una primera jornada desde el regreso al fútbol profesional, fueron testigos de un partido raro del Real Oviedo. En su estreno, los de Bolo jugaron un mal muy primer tiempo, mejoraron tras el descanso, pudieron ganar y vieron como Pau mandaba los tres puntos para Andorra en el descuento gracias a un cabezazo que enmudeció el municipal ovetense. 'La maldición del debut' sigue vigente, también con Pachuca, Tito y Bolo. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Un Oviedo tibio

Tomeu Nadal en portería y Obeng acompañando a Borja Bastón. Aclaradas las dudas que podía haber con la primera alineación liguera de Jon Pérez Bolo, el partido empezó y el ritmo soporífero, habitual de agosto, se adueñó del juego. El Oviedo lo intentaba desde los flancos sin éxito y el Andorra se lo tomaba con calma, esperando lo que fuese necesario en salida de balón para que los espacios apareciesen. Y los azules, que al principio sí ejercieron una presión aceptable, se fueron diluyendo en dicha función.

El balón parado llegó al rescate y pasado el minuto diez Hugo Rama sacó una falta desde el perfil diestro, Tarín metió el balón al área desde el segundo palo y el cabezazo de Obeng fue manso a las manos de Lizoain. Alonso Aceves se convirtió en el jugador más efectivo del ataque carbayón, poniendo buenos centros desde la izquierda que no encontraron rematador. El marcador lucía el minuto 15 y fue entonces cuando los de Eder Sarabia le cogieron la medida al Oviedo. Lizoain dirigía a los suyos, arriesgando demasiado en alguna ocasión, y el Andorra superaba fácil las dos primeras líneas de presión carbayonas. Eso sí, dichos ataques visitantes no acababan nunca de poner en aprietos a la defensa local.