La Pizarra: Siempre nos quedará Jimmy

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Jimmy Suárez, durante el Real Oviedo-Leganés
Jimmy Suárez, durante el Real Oviedo-Leganés Real Oviedo

Analizamos el papel del mediocentro del Real Oviedo en la victoria del conjunto de Jon Pérez Bolo ante el Leganés

24 ago 2022 . Actualizado a las 08:57 h.

Durante las semanas de trabajo, los entrenadores buscan fundamentalmente dos cosas: construir una identidad de juego que se mantenga a lo largo de la temporada y, obviamente, preparar el partido del fin de semana con el objetivo de imponerse a su rival. Cuando lo primero aún está en pañales, algo habitual en el mes de agosto, futbolistas como Jimmy Suárez te acercan a lo segundo. Tras las dudas del debut liguero, el Real Oviedo lo tuvo más claro que el Leganés el pasado domingo. Su plan todavía está por desarrollar y las bajas tampoco ayudan, pero los de Jon Pérez Bolo sí fueron superiores a su rival. Y el mediocentro ovetense es una de las razones que lo explican.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Donde hay que estar

En varias fases del partido ante el Andorra, el Real Oviedo no solo dejó muchas dudas en la presión sobre su rival, también en los inicios de juego. La ansiedad por sacar el balón hizo que Rama y Luismi no se pusiesen de acuerdo a la hora de ayudar a los centrales, Borja no terminaba de aparecer por dentro y tanto Obeng como Bastón se desconectaban del juego. Eso hizo que, en varias ocasiones, el centro del campo fuese un solar. Frente al Leganés, Jimmy no se complicó la vida y siempre estuvo donde tenía que estar.

Rodri Tarín, con balón, encontrando a Borja Bastón en la profundidad. Después, pase del punta a Sangalli al espacio
Rodri Tarín, con balón, encontrando a Borja Bastón en la profundidad. Después, pase del punta a Sangalli al espacio

Cuando Hugo Rama se juntaba a Tarín y Calvo, el ovetense se quedaba por dentro, ofreciendo línea de pase y, sobre todo, atrayendo la atención del trío de centrocampistas visitantes (Cissé, Pardo y Perea). La primera jugada de ataque del Oviedo se generó en dicho contexto, con Tarín aprovechando un pasillo interior y encontrando a Bastón a espalda de la presión rival. Los centrales podían estar más o menos valientes o acertados en esos inicios de juego, pero Jimmy estaba ahí.