Un día histórico que solo se vio empañado por los penaltis

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Sara Bermell se lamenta durante el Oviedo-Deportivo Alavés
Sara Bermell se lamenta durante el Oviedo-Deportivo Alavés Real Oviedo

El Real Oviedo compitió ante un Deportivo Alavés de Primera, consiguió adelantarse en el marcador y después cayó desde los once metros

23 nov 2022 . Actualizado a las 22:48 h.

No pudo ser, pero mereció la pena. La ovación final al Real Oviedo de los cerca de mil aficionados que acudieron al Carlos Tartiere para presenciar la eliminatoria de Copa de la Reina ante el Deportivo Alavés fue un buen resumen del encuentro. Las oviedistas compitieron y tuvieron ocasiones para eliminar a un rival de Primera, pero no fueron capaces de sellar el pase en una tanda de penaltis en la que la portera rival fue la protagonista indiscutible. 

Jarro de agua fría al final

El histórico Real Oviedo-Deportivo Alavés arrancó con las autoridades sentadas en el palco -incluido Álvaro Cervera y su cuerpo técnico, además de Jimmy, Koba, Hugo Rama, Obeng y Marcelo Flores- y varios centeneres de aficionados azules -los verdaderamente importantes- en las gradas de la Tribuna Herrerita del Carlos Tartiere. El himno azul sonó y Frías Acedo, colegiada importante en el fútbol femenino español, indicó el inicio del partido. Poco tardó el Real Oviedo en generar el primer ‘uy’ en la grada del municipal ovetense, con una jugada por la izquierda que acabó en centro de Bermell y remate de Isina que bloqueó la zaguera Alcorta tirándose al suelo.

Las gloriosas, eso sí, con poco generaban saques de esquina: hasta tres en los primeros nueve minutos, sin peligro alguno ninguno para la portería de Sara Ezquerro. El partido navegaba por aguas tranquilas y las porteras eran meras espectadoras, hasta que Isina activó el ataque local, encontró a Ortiz al espacio y el centro de esta fue rematado por Bermell por encima del larguero. Fue el anticipo del 1-0, que llegó tras un error de la portera Jana en una falta lateral botada por Isina que Alejandra supo aprovechar. Con la rodilla, la lateral hizo que el Carlos Tartiere cantase por primera vez un gol del Real Oviedo femenino.