Picos de Europa plantea limitar el montañismo y la escalada

Las aportaciones para el nuevo plan gestor del parque sugiere crear un comité de expertos de las tres comunidades para determinar la capacidad del territorio y ordenar la actividad. Regula las pruebas deportivas y el vivac

Dos montañeros contemplan las vistas desde la vega del Urriellu, en Picos de Europa.Dos montañeros contemplan las vistas desde la vega del Urriellu, en Picos de Europa
Dos montañeros contemplan las vistas desde la vega del Urriellu, en Picos de Europa

Redacción

Limitar y ordenar el montañismo y la escalada para adaptarlo a la capacidad de acogida del territorio. Crear un comité de expertos escaladores integrados por las federaciones de Cantabria, Asturias y Castilla y León. Promover el uso de la bicicleta. Reconocer y regular la celebración de pruebas deportivas, diseñando incluso un calendario anual de competiciones. Regular, también la acampada y el vivac, diferenciado ambas prácticas. Estas son algunas de las propuestas incluidas en un documento que acaba de publicar la dirección del parque nacional de Picos de Europa. Este documento integra todas las propuestas recogidas durante meses de trabajo entre organizaciones sociales, deportivas, vecinales y ambientales para la elaboración del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) que entrará en vigor en 2018, coincidiendo con el centenario de su creación. El listado incluye las aportaciones realizadas por más de un millar de personas que participaron en las jornadas informativas, en las mesas técnicas y que remitieron el cuestionario que el propio parque había lanzado de forma telemática.

Los deportes ocupan una parte importante de la Síntesis divulgativa y resultados del proceso de participación para el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de Picos de Europa, que es el nombre completo que recibe el informe. Las aportaciones hablan de la necesidad de controlar la población de fauna silvestre -lobos, ciervos y jabalís- cuando se produzcan daños evidentes sobre las propiedades o la agricultura. Defiende el mantenimiento del patrimonio cultural material e inmaterial, como las celebraciones, y cita en concreto la fiesta del Pastor en la Vega de Enol. Pretende promover la autoeficiencia energética y el uso de energías renovables en los refugios, las instalaciones ganaderas y las queserías. Promueve permitir un desarrollo urbano equilibrado, que no bloquee la ampliación de núcleos urbanos, de una forma compatible con la conservación. Baraja realizar un inventario y catalogación de viales, reservando el paso en vehículos de motor solo para los vecinos, los ganaderos o usuarios de fincas. Incluso, plantea limitar la recolección de ejemplares de flora, exceptuando el aprovechamiento de las plantas aromáticas, los frutos silvestres o las setas. 

El documento que inspirará el nuevo reglamento de Picos de Europa ataca, por tanto, todos los frentes y trata de equilibrar la conservación, con el turismo y con la calidad de vida de los habitantes de los municipios incluidos dentro del parque nacional. De hecho, reconoce la necesidad de incrementar en la zona de asentamientos tradicionales el suelo dedicado a equipamientos, uso ganadero e industrial. Tampoco se olvida de la investigación. La ciencia es una prioridad. La idea es que se centre en inventariar la historia, la flora y la fauna, en determinar la evolución de la vegetación, en aspectos geológicos, en los ecosistemas y también en los estudios socioeconómicos. 

Los deportes

La actividad deportiva, que ahora en pleno verano está de máxima actualidad, por la gran afluencia de aficionados a la montaña, ocupa una buena parte de las propuestas de este novedoso documento. Explica que se debe propiciar que la sociedad disfrute del parque, de forma ordenada. Detalla que es necesario determinar la demanda y la capacidad de acogida del territorio, evaluar las repercusiones ambientales y organizar las actividades, según las zonas y las épocas. Para darle el perfil más profesional posible, plantea crear un comité de escaladores expertos con representación de las tres federaciones autonómicas de montaña. Este comité daría el soporte técnico suficiente para garantizar la práctica deportiva con seguridad y conciliar la actividad con la protección del entorno.

Entra en algunos detalles. Destaca la importancia de normalizar el reequiado de las vías de escalada para, precisamente, incrementar la seguridad y la calidad. Incluso se refiere a valorar, con criterios ambientales y técnicos, la oportunidad de la apertura de nuevas vías. En el caso de la acampada y el vivac, sugiere permitirlo en épocas de máxima afluencia en el entorno de los refugios, sobre todo, en las inmediaciones de travesías de largo recorrido. Tampoco ve mal autorizar campamentos temporales en las zonas de los pueblos, durante el verano, con las necesarias garantías sanitarias y de limpieza. Los refugios tendrán que adecuarse ala nueva realidad. Esto supone mejorar sus condiciones ambientales, mejorar los servicios,... Cuando existan condiciones que justifiquen su remodelación, se concederá permiso.

La elaboración de un calendario anual de pruebas deportivas gana adeptos. En primer lugar, habla de ordenar su organización, exigiendo estudios ambientales rigurosos e imparciales de impacto, promover guías de buenas prácticas y delimitar las zonas en las que está permitido. Es muy garantista y pretende que se revisen las condiciones impuestas por el comité de gestión para la celebración de pruebas de montaña.

  

Comentarios

Picos de Europa plantea limitar el montañismo y la escalada