El Sespa deja sin pediatras a cuatro concejos del oriente

Natasha Martín REDACCIÓN

COMARCAS

Protesta para reclamar al Sespa que no quite el pediatra a los concejos de Peñamellera Alta y Baja, Cabrales y Ribadedeva.Protesta para reclamar al Sespa que no quite el pediatra a los concejos de Peñamellera Alta y Baja, Cabrales y Ribadedeva
Protesta para reclamar al Sespa que no quite el pediatra a los concejos de Peñamellera Alta y Baja, Cabrales y Ribadedeva

Las familias denuncian que el Principado quiere suprimir al profesional que ahora itinera entre varios centros de salud. Tienen una hora de viaje hasta las Urgencias en Arriondas

17 ene 2018 . Actualizado a las 13:14 h.

El oriente asturiano sufre las calamidades del abandono rural. Los concejos de Cabrales, Peñamellera Baja y Peñamellera Alta y Ribadeveva se están quedando sin pediatras y los vecinos ya están viviendo con las consecuencias de tan solo disponer de una consulta a la semana. Pero la cosa va a peor. Les acaban de comunicar que el pediatra va a dejar de itinerar y se van a quedar sin atención directa. Esto supone que tendrán que trasladarse a Arriondas o a Llanes. Las familias han iniciado hoy mismo una campaña de protestas que pretende continuar e, incluso, intensificar si el Gobierno del Principado no atiende sus reivindicaciones. Su petición es sencilla: que sus hijos tengan el mismo derecho a disponer de la Atención Primaria en su lugar de residencia, así como que salgan más plazas para que los pediatras puedan desempeñar bien su labor para que ningún menor se quede sin consulta. 

Marienca Gutiérrez, vecina de Panes, se siente indignada ante una situación que considera insostenible. El pediatra llega a su pueblo tan solo los miércoles con un tiempo de consulta que apenas supera las dos horas; un tiempo que considera insuficiente para atender a todos los niños. Como aparente solución, les han propuesto acudir a Llanes como concejo de referencia para la atención pedíatrica de los menores o a Arriondas y Sierra Llana en los casos de urgencia. Sin embargo, «no siempre nos atienden porque dicen que no les corresponde», cuenta.

La situación se traduce en continuas complicaciones. «Hay por las zonas del oriente cerca de 200 críos y no podemos prescindir del pediatra», cuenta. Aspecto al que ya se tuvieron que enfrentar durante el verano, ya que «entre bajas y vacaciones estuvimos dos meses sin atención».