Familiares gallegos de una de las desaparecidas en Asturias: «Creemos que al menos dos de los casos están relacionados»

Concepción Barbeira Mariño, de 46 años, desapareció el pasado viernes cuando iba a trabajar


Carballo / La Voz

A Samantha Añón y su familia, el corazón les dio un vuelco al saber que había sido localizado el cadáver de una de las tres mujeres desaparecidas en Asturias. Poco tiempo después se confirmó que era la gijonesa Paz Fernández Borrego, de 43 años, desaparecida el 13 de febrero. Samantha Añón, de 26 años, residente en Carballo y sobrina, por parte de madre, de Concepción Barbeira Mariño, de 46 años, y desaparecida el pasado viernes, explicó ayer que la familia tuvo un sentimiento encontrado: «Por una parte, nos seguimos aferrando a la idea de que mi tía sigue viva, en algún lugar. Por el otro sentimos un dolor enorme porque una familia ha quedado ya destrozada para siempre».

Samantha Añón tenía ayer previsto regresar a Asturias para colaborar en las tareas de búsqueda. Teme que las desapariciones de estas tres mujeres guarden algún tipo de vinculación. «La Guardia Civil a nosotros sigue sin decirnos si hay, o no, relación alguna. En mi familia creemos que en dos de ellas sí hay algo de relación». Samantha Añón habla de los casos de Lorena Torre, desaparecida el día 1, y su tía, el día 2: «Ambas iban en sus coches, que aparecieron en playas, con la documentación, los bolsos y otras pertenencias en su interior».

Con respecto a la búsqueda de su tía, la joven dijo que todo continuaba igual: «Sigue sin aparecer pruebas, indicios o prendas de ella, y, por lo que me comentaron, este fin de semana se ampliará el radio de búsqueda fuera de la playa, donde la Guardia Civil no encontró nada por donde seguir la investigación».

El cadáver de Paz Fernández fue hundido con peso en el embalse de Arbón

efe
La autopsia confirma que Paz Fernández sufrió una «muerte violenta» La investigación sigue su curso y se ha decretado el secreto de sumario

La autopsia revela múltiples contusiones y un golpe en la cabeza

El cadáver de la mujer hallado ayer por la tarde en el embalse de Arbón, la gijonesa de 43 años que llevaba desaparecida desde el 13 de febrero, presenta múltiples contusiones y un golpe en la cabeza. Así lo han señalado a Efe fuentes cercanas al caso, que han añadido que, según las primeras impresiones de la inspección ocular, el cuerpo de la mujer fue lastrado.

La autopsia realizada esta mañana en el Instituto de Medicina Legal de Oviedo ha determinado que la mujer, María Paz Fernández Borrego, tuvo una «muerte violenta», han señalado hoy a Efe fuentes de la Guardia Civil. El cadáver fue encontrado sobre las 15:50 horas de ayer, martes, en una zona de difícil acceso en una orilla del embalse, en las proximidades de un cámping.

Seguir leyendo

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Familiares gallegos de una de las desaparecidas en Asturias: «Creemos que al menos dos de los casos están relacionados»