La élite europea del patrimonio industrial pone sus ojos en el Sotón

El pozo ha sido distinguida con el galardón «Anchor Point», que reconoce sus valores culturales y turísticos

Niños atienden la explicación de una guía durante su visita al pozo Sotón
Niños atienden la explicación de una guía durante su visita al pozo Sotón

Redacción

El pozo Sotón de Hunosa ha sido distinguido con la calificación Anchor Point por la Ruta Europea de Patrimonio Industrial, ERIH, según sus siglas en inglés. La concesión de esta calificación supone un reconocimiento a los valores culturales de la instalación minera de San Martín del Rey Aurelio, que desde mediados del año 2015 es la primera mina de carbón del mundo que organiza visitas guiadas para turistas al interior del pozo, a casi 600 metros de profundidad. ERIH es la principal red de información turística europea creada para difundir la riqueza cultural del patrimonio industrial.

En la actualidad, la ruta incluye más de mil lugares de interés en 44 países europeos, de los que únicamente 80 tienen el calificativo de Anchor Point, o lugares de mayor interés de la red. Los Anchor Point están considerados por los expertos que llevan a cabo la clasificación como lugares de importancia excepcional en términos de patrimonio industrial, donde se ofrece una experiencia innovadora y de alta calidad al visitante.

Para proceder a la calificación, varios miembros del consejo de ERIH visitaron las instalaciones del Pozo Sotón durante las últimas semanas y comprobaron in situ la oferta cultural y patrimonial: autenticidad del lugar, capacidad de atracción, riqueza patrimonial, bagaje histórico y la calidad de la experiencia.

En España, además del Pozo Sotón, solamente existen otros cinco Anchor Point de ERIH: el Parque Minero de Almadén, en Ciudad Real; el Mueu Agbar de les Aigües, en Cornellá de Llobregat (Barcelona); el Museo del Ferrocarril de Asturias, en Gijón; las Minas de Riotinto, en Huelva; y el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Tarrasa, en Barcelona.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La élite europea del patrimonio industrial pone sus ojos en el Sotón