La excavación de la fosa común de Parasimón descubre a doce fusilados

Natasha Martín REDACCIÓN

CUENCAS

Excavación de la fosa común de Parasimón
Excavación de la fosa común de Parasimón

El trabajo ha sido financiado a través de un crowfunding impulsado por la familia de una de las víctimas

03 jun 2018 . Actualizado a las 17:39 h.

Después de cuatro años en barbecho desde los primeros trabajos de prospección de las dos fosas comunes de Parasimón, en el concejo de Lena, la excavación de una de ellas ha dado comienzo. El proyecto no ha sido nada fácil teniendo en cuenta el carente apoyo financiero, el que llevó a la familia de Luis Cienfuegos, uno de los fusilados entre el seis y nueve de noviembre de 1937 mientras era trasladado a la cárcel de León, a lanzar una campaña de crowfunding para conseguir los medios económicos mínimos para que los trabajos pudieran realizarse.

El objetivo de esta empresa no se reduce a la mera localización de cadáveres, sino que se plantea como una investigación completa, que quiere descubrir desde la identidad de los represaliados a lo que sucedió con exactitud con el fin de restituir la memoria y la dignidad de las víctimas. Al frente del proyecto profesional se encuentran Antxoka Martínez Velasco, arqueólogo responsable de la excavación de la Sociedad de Ciencias de Aranzadi, y Francisco Etxeberría, antropólogo forense de elevado prestigio. Tanto ellos como el equipo que dirigen participan de manera voluntaria, sin contar con ninguna retribución al respecto.

Excavación de la fosa común de Parasimón
Excavación de la fosa común de Parasimón

«El proyecto sigue los cauces ya avanzados en los trabajos de prospección de 2013 y 2014, en los que ya pudimos comprobar la existencia de una línea de fusilamiento y luego la fosa como tal», explica Martínez. Gracias al apoyo de 150 personas e instituciones que han colaborado desinteresadamente para que el trabajo se realizase, cuatro años después de los primeros pasos se han puesto manos a la obra. «Hemos ido directos al lugar que teníamos señalizado, lo que reduce el tiempo y los esfuerzos porque no hay que ponerse a buscar», comenta. Ha sido tras conseguir alcanzar la cifra óptima estipulada, que rondaba los 7.300 euros y que permitirá profundizar en la investigación posterior a la exhumación de los cadáveres.