Así ven los sindicatos mineros que una detractora del carbón sea la ministra de Energía

Mientras que el SOMA reserva su opinión a cuando haya «hechos» porque «no valoramos personas», CC OO expresa su «preocupación» por «los principios ideológicos no objetivos» de la nueva responsable del ministerio

José Luis Alperi, Teresa Ribera y Damián Manzano
José Luis Alperi, Teresa Ribera y Damián Manzano

Redacción

El cambio de partido en el Gobierno estatal ha supuesto una de cal y otra de arena para las comarcas mineras asturianas en lo que a la continuidad del carbón se refiere. Si la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno generaba confianza en la continuidad del sector minero dada la «especial sensibilidad» que éste tiene para con las cuencas, la asignación del ministerio de Transición Energética a Teresa Ribera ha vuelto a generar cierta intranquilidad en algunos ámbitos por su apuesta por la descarbonización y el cierre de las térmicas que en varias ocasiones ha trasladado a través de las redes sociales. Por tanto, ¿qué opinan los sindicatos que defienden la continuidad de la minería de este nombramiento en un año clave para el sector? La respuesta se mueve entre la expectativa y la inquietud, y mientras que el SOMA reserva su opinión a cuando haya «hechos» aludiendo que «no valoramos personas», desde CCOO de Industria expresan su «preocupación» por «los principios ideológicos no objetivos» de la nueva responsable del ministerio de Energía.

Si en algo coinciden ambos sindicatos es que ellos no se van a mover un ápice en sus reivindicaciones por el cambio de signo político en el Gobierno central, esto es la defensa del carbón autóctono, la presencia de este combustible fósil en el mix energético nacional y una transición justa para el sector minero. En ello ha incidido el secretario general del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi, quien no ha querido entrar a valorar el nombramiento de Teresa Ribera señalando que serán las «políticas y hechos» lo que tenga en cuenta el sindicato al que representa cuando éstos se produzcan. «No valoramos personas, valoramos políticas y hechos», ha declarado Alperi quien, hasta que éstos se produzcan sigue confiando «en la sensibilidad de un gobierno socialista, con un presidente que conoce la realidad de las comarcas mineras y de los sectores minero y energético».

Además, el secretario general del SOMA-FITAG-UGT ha recordado que el planteamiento del sindicato minero que mantendrá ante el nuevo Gobierno central y, por tanto, ante la nueva ministra de Transición Energética es «voluntad política en la defensa del carbón autóctono, de un mix energético diversificado y un pacto de estado por la energía».

Por su parte, el secretario de la Federación de Industria de CCOO de Asturias, Damián Manzano, ha coincidido con esto último dicho por Alperi porque ha dejado claro que en su sindicato defenderán «lo mismo que cuando era el ministerio de otro color político». El mismo añadía además que no aceptarán una transición ni compensaciones «que dejen en la cuneta a trabajadores del sector» minero o de los que se puedan ver afectados, por ejemplo, por el cierre de las térmicas, como puede ser la siderurgia, por el encarecimiento de los costes energéticos. Es por ello que Damián Manzano ve con cierta «preocupación» el nombramiento de Teresa Ribera después de que ésta haya hecho pública su opinión sobre el carbón abogando «por el abandono inmediato» del mismo como fuente generadora de energía. Para el responsable sindical «esos principios ideológico no son objetivos» cuando se «criminaliza el carbón como culpable de que no se cumplan los acuerdos sobre las emisiones de CO2».

«Nos genera preocupación que esas opiniones se trasladen a decisiones sobre el carbón», ha dicho Damián Manzano, que no pierde de vista que a su vez pueda afectar al conjunto de la industria siderúrgica asturiana y a los 20.000 trabajadores de ella. «La eliminación del carbón puede conllevar un efecto arrastre en la industria asturiana», ha advertido el secretario de esta Federación de CC OO, por lo que ha insistido en que lo defenderán ante cualquier ministro.

No obstante, Damián Manzano no quiso dejar de matizar que Teresa Ribera fue quien elaboró un informe para la transición energética pero que la opinión del PSOE también era dejar de consumir carbón en 2025, con lo cual entiende que «la posición del partido también está clara y definida». También ha recordado que «esta historia empezó en 2010 cuando también estaba el PSOE» en el Gobierno, por lo que espera que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez no se escude en que lo del carbón es «herencia recibida».

Una detractora del carbón será la ministra de Energía

Luis Ordóñez
Teresa Ribera
Teresa Ribera

Teresa Ribera apuesta por una descarbonización rápida y el cierre de las térmicas contra los planteamientos del PSOE asturiano

Apenas falta la toma de posesión formal para confirmar el nombramiento de Teresa Ribera como nueva ministra de un departamento que podría denominarse de Transición Energética y que englobará áreas de Energía, Agua, Medio Ambiente y Cambio Climático en el nuevo gobierno de Pedro Sánchez. Ribera, que fue secretaria de Estado de Cambio Climático durante el segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, cuenta con una amplia trayectoria sobre la materia, sobre la legislación y tratados internacionales en acuerdos energéticos y un intenso conocimiento de la situación estatal. Ribera es una contundente defensora del cambio a energías renovables y de la descarbonización, no de forma paulatina sino tajante, y ese es un enfoque que choca frontalmente con las posiciones del Ejecutivo socialista asturiano y también por las defendidas tanto por el SOMA como por el secretario general de la FSA, Adrián Barbón tanto en su etapa al frente de la dirección del partido como siendo presidente de la asociación de comarcas mineras, Acom.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Así ven los sindicatos mineros que una detractora del carbón sea la ministra de Energía