El FICX presenta sus «delikatessen» de autor para la 54 edición

LA VOZ GIJÓN

CULTURA

Una imagen de «Menandros et Thaïs»
Una imagen de «Menandros et Thaïs»

El certamen desvela «Llendes» y «Rellumes», las dos secciones que complementan con su sección oficial, con su contenido «más híbrido» de los últimos años

31 oct 2016 . Actualizado a las 17:04 h.

A 19 días de su inauguración, el 54 Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX) ha dado a conocer los contenidos de dos de sus secciones más definitorias, ambas en torno al llamado cine de autor: «Llendes» y «Rellumes». La organización destaca, dentro del primero de los ciclos, el estreno en España de Menandros & Thaïs, Isola, Una novia de Shanghai y Disco Limbo. Rellumes, por su parte, buscará, como todos los años, producciones que buscan deslumbrar al espectador en torno, esta vez, a temas universales como la muerte, la migración, junto a otros locales, como el declive de la vida rural en España, los matrimonios concertados en Irán o el rock afgano, pero siempre con una óptica capaz de involucrar a cualquier público y un acercamiento «audaz, minucioso o reflexivo, que asume riesgos formales, y en el que la frontera entre la ficción y la no ficción se diluye»-

El FICX considera que serán los Llendes y Rellumes «más híbridos de los últimos años», con estrenos nacionales como Radio Dreams, de Babak Jalali, o La luz incidente, de Ariel Rotter, y piezas seleccionadas en otros certámenes internacionales, como Rosa Chumbe, de Jonatan Relayze; Life and A Day, de Saeed Roostaee o Isola, de Fabianny Deschamps.

Una novia de Shanghai, de Mauro Andrizzi (Argentina/China) se inspira en las clásicas screwball comedies, con la muerte como disculpa. El resultado es un filme veloz, lleno de absurdos y enredos sobre el traslado del cadáver de una joven hacia su última morada siguiendo una tradición del siglo XVII de casamientos entre fantasmas. Andrizzi rodó este delirio místico en una megaciudad que no conocía y en un idioma que no habla y con música de Moreno Veloso y los tangos callejeros de Daniel Melingo.