David Llorente gana el Hammett y el Walsh va a manos del asturiano Miguel Barrero

«Madrid: frontera» gana el premio de Novela Negra y «La tinta del calamar», el de No-Ficción. Javier Azpeitia, Sofía Rhei y José María Espinar se llevan el Espartaco, Celsius y Silverio Cañada

Por la izquierda, Miguel Barrero, Sofía Rhei, José María Espinar y David Llorente
Por la izquierda, Miguel Barrero, Sofía Rhei, José María Espinar y David Llorente
EFE
Gijón

El escritor madrileño David Llorente ha ganado el premio Dashiell Hammett de novela negra que concede la Asociación Internacional de Escritores Policiacos con su obra Madrid: Frontera, un relato editado por Alrevés sobre la degradación de la sociedad española por la crisis económica. El jurado, que ha concedido el premio en el marco del festival cultural y literario de la Semana Negra de Gijón, ha valorado la «audacia estilista» del autor para narrar una historia que tiene todos los elementos de la literatura negra «como herramienta de denuncia social». El Walsh para obras de no ficción de género negro se ha quedado en Asturias, con un fallo favorable al periodista y escritor Miguel Barrero por su obra sobre un célebre asesinato no esclarecido en el Gijón de 1976: La Tinta del calamar. Tragedia y mito de Rambal, editado por Trea. El jurado ha valorado la «singularidad narrativa» de Barrero para configurar «una metáfora de la transición española».

El elenco de premiados de este año en los galardones literarios de la Semana Negra se completa con los premios Memorial Silverio Cañada de Novela Negra, para El peso del alma, de José María Espinar (Edaf); el Espartaco de Novela Histórica para El impresor de Venecia, de Javier Azpeitia (Tusquets), y el Celsius de Novela de Ciencia-Ficción y Fantasía para Róndola, de Sofía Rhei (Minotauro).

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

David Llorente gana el Hammett y el Walsh va a manos del asturiano Miguel Barrero