«Alas no fue un rector de barricada; persiguió siempre puentes entre las dos Españas»

Pablo Batalla Cueto

CULTURA

Joaquín Ocampo
Joaquín Ocampo

Joaquín Ocampo es el editor de la «Obra periodística de Leopoldo Alas Argüelles», volumen que se presenta esta tarde en el Aula Magna del Edificio Histórico de la Universidad

22 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

 El Aula Magna del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo acoge esta tarde, a partir de las 19,00 horas, la presentación del volumen que reúne los artículos de prensa de quien fuera rector de la institución universitaria y destacado intelectual en la España en el tiempo complejo entre la Restauración y la Guerra Civil. Obra periodística de Leopoldo Alas Argüelles (1883-1937) es el título del volumen en el que, con el catedrático de Historia Económica de la Universidad de Oviedo como editor, se ha reunido un material que proporciona una visión completa del fondo intelectual, ideológico y cultural del rector Alas. La obra ha sido pubicada por Trea con el apoyo de la Fundación Valdés-Salas, el Banco Sabadell, la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento de la ciudad, que estarán representados en el acto, respectivamente, por el propio profesor Ocampo, Pablo Junceda, el rector Santiago García Granda y el alcalde de Oviedo Wenceslao López.

-¿Cómo surgió el proyecto de rescatar la memoria periodística del rector Leopoldo Alas? ¿Por qué ahora?

-Surgió de una manera un tanto accidental. Yo estaba haciendo un estudio sobre el carbón asturiano y encontré algunos artículos de Alas que me sorprendieron mucho. Me picó el gusanillo y me fui a la Biblioteca Nacional a investigar. Empecé a encontrar un montón de artículos suyos sobre toda clase de temas. Y el caso es que el año pasado asistí a un acto de conmemoración de la figura de Alas que se celebró en el paraninfo de la Universidad de Oviedo, y me indignó mucho la manera de presentarle, que consistió en un vídeo con imágenes del treinta y cuatro en adelante. Yo tenía al lado a Leopoldo Alas, su nieto, y lo comenté con él, que estuvo de acuerdo: de los cincuenta y tres años de la vida de su abuelo, sólo se daba importancia a los últimos tres, no a toda su trayectoria académica, social y política anterior. En España sucede mucho: debido a cierta vagancia para la investigación, nos quedamos con lo anecdótico y perdemos lo esencial. El caso es que yo, para entonces, ya tenía una masa crítica de artículos suficiente para hacer un libro, y se lo planteé a la Fundación Valdés Salas, de la que forma parte el Banco Sabadell Herrero. Les dije que este año era el octogésimo aniversario del fusilamiento, y que era una buena ocasión para sacar a la luz todo ese material, ampliar la frontera de la memoria histórica del rector y hacerla más objetiva, de tal manera que la imagen que prevaleciera de él no fuera la del «rector de la barricada» (y ponme esto entre comillas, por favor) sino la de un hombre que fue todo lo contrario, porque lo que él persiguió siempre fue tender puentes entre las dos España y acabar con el famoso cuadro de Goya de la lucha a garrotazos. Su discurso era reformista: él odiaba la violencia; no quería ninguna solución guerracivilista, sino una revolución pacífica y democrática como la de la Segunda República.

-Y bien, ¿quién era el rector Alas? A través de los artículos recopilados, ¿qué personalidad trasciende? ¿Cuáles eran sus perfiles ideológicos?