IU consigue que el Parlamento tumbe el plan de obras para el Chao Samartín

La coalición ha contado con el apoyo de todos los grupos para rechazar un proyecto «muy agresivo», salvo al PSOE que ve «intereses partidistas» en la oposición

Chao Samartín, en Grandas de Salime
Chao Samartín, en Grandas de Salime
EFE

El grupo parlamentario de Izquierda Unida en la Junta General del Principado ha encontrado el respaldo del PP, Foro y Ciudadanos para su petición de que el Principado frene y modifique el proyecto de obras para la consolidación del castro Chao de Samartín, en el que se prevén invertir 740.000 euros. El grupo socialista, por su parte, se ha opuesto a la moción de IU y ha acusado a la oposición de actuar por «intereses partidistas» en esta cuestión. IU había denunciado en distintas ocasiones que el proyecto de recuperación diseñado para el castro de Chao de Samartín contempla procedimientos «muy agresivos» como el uso de hormigón armado para reconstruir muros o la construcción de un centro de acogida sobre una zona en la que posiblemente haya enterrados aún restos arqueológicos.

La moción plantea en su primer punto que el Principado recabe las memorias e informes preceptivos de profesionales especializados en la conservación, restauración e investigación arqueológica de ámbito prehistórico y antiguo al objeto de valorar el proyecto de consolidación del yacimiento arqueológico del Chao Samartín. Asimismo, pide que, teniendo en cuenta los informes que se elaboren, se convoque al Consejo de Patrimonio Cultura para proceder a revisar el acuerdo por el que fueron autorizadas las obras y el proyecto de consolidación del yacimiento promovido por el Ayuntamiento de Grandas.

Según la diputada de IU Concha Masa, es preciso retomar este proyecto aunque suponga el retraso de «meses o años» en su ejecución porque puede afectar de forma irreversible al castro de Grandas de Salime, aún no excavado en su totalidad, pero que es una de las grandes joyas arqueológicas del Principado y ha sido declarado Bien de Interés Cultural. El proyecto de restauración del yacimiento se ha hecho, según Masa, sin contar con las debidas prevenciones, lo que ha provocado alarma entre la comunidad científica que, en su opinión, es la que debe tener la última palabra, y no los políticos. Ha añadido que el proyecto carece de los preceptivos informes técnicos arqueológicos y de un estudio de impacto a pesar de que contempla procedimientos muy agresivos para reconstruir muros y que puede afectar de manera irreversible a elementos arquitectónicos.

El castro es un recinto fortificado que data de la Edad del Bronce, entre novecientos y ochocientos años antes de Cristo, que se mantuvo habitado hasta el siglo II después de Cristo, cuando fue abandonado por los romanos tras un terremoto que lo dejó en ruinas, aunque posteriormente, entre los siglos IX y X de esta era volvió a ser ocupado y utilizado como necrópolis.

El popular Pedro de Rueda ha afirmado que el proyecto es «un despropósito de tal calibre que es difícil de entender», porque el proyecto lo han hecho unos arquitectos que plantean levantar muros con hormigón, lo que va contra todo criterio arqueológico e impide que este plan cuente con el perceptivo informe arqueológico. «Estamos a tiempo de parar este despropósito, el mayor que se ha cometido posiblemente contra el patrimonio asturiano», ha incidido el parlamentario popular, que ha pedio al Gobierno regional que asuma su responsabilidad e impida esta actuación.

La diputada de Podemos Lucía Montejo ha asegurado que este proyecto es un «auténtico atropello y atentado» contra el patrimonio cultural asturiano y ha incidido en que es el resultado de que se echase al equipo de investigadores por sus desavenencias con el alcalde, lo que ha llevado a que no se cuente con su criterio y se haga un proyecto por parte de unos arquitectos «que sabrán mucho de ese campo pero que no tienen por qué tenerlo de arqueología». Desde Foro, Pedro Leal ha mostrado su apoyo a esta iniciativa por la desconfianza que genera el Principado en todo lo referido con este yacimiento, al igual que, en su opinión, lo genera el ayuntamiento de Grandas de Salime.

Por contra, la socialista Verónica Vior ha incidido en que se trata de un proyecto prioritario que cuenta con una financiación de medio millón de euros con cargo al 1 por ciento cultural del Ministerio de Fomento y que, por lo tanto, tiene toda la documentación necesaria para contar con esa ayuda. Ha incidido en que el proyecto ya cuenta con el respaldo de profesionales, que el proyecto ha sido redactado por arquitectos y que ha contado con el respaldo de Patrimonio del Principado y por los técnicos del Ministerio «porque sino no habría recibido esa subvención». Vior ha criticado también que la oposición lleve al parlamento cuestiones técnicas de un proyecto porque la Junta General del Principado no está para eso, y ha pedido que se valore el proyecto en su conjunto por el avance sin precedentes que puede suponer para este yacimiento del occidente asturiano.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

IU consigue que el Parlamento tumbe el plan de obras para el Chao Samartín