«Ralph Rompe Internet»: Un sobresaliente Disney clásico

La trama gira en torno a la amistad extrema hasta el punto de dar paso al fantasma del rechazo


La representación del mundo virtual de Internet es top. En animación, como en todo proceso creativo, una cosa son las ideas -que no ocurrencias- y otra lograr plasmarlas sobre una pantalla. Ralph rompe Internet es otra joya, con la singularidad de venir apadrinada por Disney en solitario, sin su ya socia habitual Pixar, a cuyos productos nada tiene que envidiar esta. Que sea la segunda de la serie Ralph, y con ella devaluado el plus de originalidad en cuanto al personaje, en absoluto resta valor al resultado. Como ya es lugar común, la trama gira en torno a una idea base: la amistad extrema hasta el punto de dar paso al fantasma del rechazo. Esas relaciones que semejan una intensidad llevada a límites excesivos, acaban generando monstruos cuando asoma el distanciamiento. Le ocurre al tan gigantón como primario Ralph -un ser que necesita ser querido-, cuando su amiga, la pequeña Vanellope, se muestra desmotivada por el juego Sugar Rush, en el que corre con su bólido, y desea cambiar de aires.

Para satisfacerla, ambos superarán los límites espaciales del salón de recreativos tradicionales, para colarse en la Red y explorar el ignoto mundo de los videojuegos. Como anotaba al principio, la solución visual aportada por Moore y Johnston -también coguionista- es de diez, lo que unido a un ritmo vertiginoso hace que el producto funcione como entretenimiento apto para pequeños y mayores. Es sobre todo a estos últimos a quienes se dirige el repaso exhaustivo al universo de la Red y sus grandes corporaciones -desde Google a eBay-, pero sobre todo el simpático e inteligente repaso al universo de «princesas» y personajes femeninos Disney, sin excluir una agradecida dosis de autocrítica tal como exige la coyuntura actual en relación a la representación de la mujer. La letra de la canción principal apunta en esa dirección. El ingenio formal al servicio del elemento emocional, apunta con lucidez plena al fin último de dar un espectáculo con encanto que además reivindica a la productora de Mickey como la reina del mambo animado, y de propina da cobijo a la excelsa Pixar.

Ficha técnica

«RALPH BREAKS THE INTERNET: WRECK-IT RALPH 2»

EE. UU., 2018.

Directores: Rich Moore, Phil Johnston.

Animación.

112 minutos.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

«Ralph Rompe Internet»: Un sobresaliente Disney clásico