La Ópera de París veta el bailarín Sergei Polunin por homofobia, sexismo y obesofobia

El artista, que lleva tatuado en el pecho el rostro de Putin, critica a sus compañeros por ser afeminados y dice que «hay que abofetear a los gordos»

El bailarín  Sergei Polunin en los premios BAFTA
El bailarín Sergei Polunin en los premios BAFTA

Redacción

El bailarín ruso Sergei Polunin no podrá actuar en la Ópera de París. La directora de danza la institución, Aurélie Dupont, decidió retirar la invitación al artista tras leer sus declaraciones homófobas, sexistas y contra los obesos. «Insto a los bailarines de ballet a comportarse como hombres. Ya hay bailarinas en escena, no hay necesidad de más», señaló el artista. «Hay que abofetear a los gordos, no respeto su pereza», dijo también. Son dos de las frases que han encendido la polémica, motivando la redacción de la mítica institución musical francesa.

Polunin iba a actuar el próximo mes de febrero en El lago de los cisnes. Se trata de un polémico artista seguidor de Vladímir Putin hasta el punto de tatuarse en el pecho el rostro del presidente ruso. Así lo muestra con orgullo en su cuenta de Instagram.

El New York Times ha llegado a describirlo como «un bailarín fabuloso» por su actuación en Alice’s Adventures in Wonderland y en el 2007 fue reconocido como mejor bailarín joven del año en el Reino Unido, además de contar con otros galardones de prestigio internacional.

Pero las declaraciones de Polunin han creado gran malestar entre otros artistas de la danza, que no quieren que se asocie su disciplina artística con este tipo de posicionamientos contra los gais. Estas reflexiones han hecho que el talento artístico del ruso quede en un segundo plano para la Ópera de París y para muchos de sus colegas.  

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La Ópera de París veta el bailarín Sergei Polunin por homofobia, sexismo y obesofobia